Hace unos días veíamos cómo estaba construido el Samsung Gear 2, y hoy le toca el turno a su hermano más deportivo. El Gear Fit acaba de pasar por la mesa de autopsias de iFixit. El trabajo que ha hecho Samsung para integrar todos los componentes en una estructura tan pequeña, y encima curvada, es digno de verse.

Muchas piezas, como la batería, han sufrido ligeros retoques para poder adaptarse a la forma curva. La placa base se ha solucionado separándola en tres segmentos conectados mediante cable plano. Esta pieza es una pequeña belleza que integra nada menos que siete chips.

Advertisement

La nota de iFixit en cuanto a posibilidades de reparación no es muy alta (6 sobre 10) pero no tanto por mala construcción, sino porque es un dispositivo tan pequeño que se requiere habilidad para desmontarlo. La buena noticia es que la batería es de bastante fácil acceso. Si nos damos maña incluso podemos reemplazarla nosotros mismos. [iFixit]