Cualquier excusa es buena para montar una campaña absurda de Crowdfunding. La última tiene un objetivo realmente ambicioso: recaudar 1.600 millones de euros para pagar el próximo plazo de la deuda contraída por Grecia. De momento, lo que ha conseguido ha sido colapsar Indiegogo.

Los responsables de la popular página de crowdfunding y el propio promotor de la campaña, un ciudadano británico llamado Thom Feeney, han informado en Twitter de que la página de la campaña está fuera de juego temporalmente debido a la inusitada afluencia de visitas. Todo indica que la saturación se debe más a la afluencia de curiosos que a donaciones, porque la campaña está muy lejos de su objetivo. 22 horas después de su inicio había recaudado poco más de 500 euros. En el momento de su colapso iba por 407.715 euros, una cifra muy notable, pero ni remotamente lo que necesita para financiarse.

La campaña promete recompensas que van desde postales firmadas por el primer ministro griego Alex Tsipras, a aceite de oliva o yogur del país, y botellas de vino griego para los que donasen más de 25 dólares. Sin entrar en si se trata de la enésima payasada del crowdfunding o de un intento legítimo, lo cierto es que la situación de Grecia necesita algo más que una página de micromecenazgo para encontrar una solución. [vía Indiegogo]

Actualización: La campaña vuelve a estar activa. Indiegogo ha reforzado el soporte a esa página concreta para evitar más caídas. No solo eso, sino que su monto sigue creciendo. Ya está rozando el millón de euros.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)