Image: AP

Las autoridades guatemaltecas mantienen una cifra oficial de muertos por la erupción del volcán de Fuego de 69 víctimas, sin embargo, solo han podido identificar a 17. El intenso calor de los desechos volcánicos ha provocado un nuevo problema: la mayoría de los cuerpos están irreconocibles.

Seg√ļn ha explicado Fanuel Garc√≠a, director del Instituto Nacional de Ciencias Forenses:

Es muy difícil para nosotros identificarlos porque algunos de los muertos perdieron sus características o sus huellas dactilares de los flujos al rojo vivo. Vamos a tener que recurrir a otros métodos ... y si es posible tomar muestras de ADN para identificarlos.

Advertisement

Image: AP

La erupci√≥n del domingo sorprendi√≥ a los residentes de las aldeas monta√Īosas m√°s remotas con la guardia baja, es decir, con pr√°cticamente nada de tiempo para huir a un lugar seguro. Con palas y retroexcavadoras, los servicios de emergencia est√°n escavando a trav√©s de los escombros y el barro, un trabajo sumamente peligroso en un terreno ardiente y lo suficientemente caliente como para derretir suelas de zapatos despu√©s de que el volc√°n explotara en una lluvia de ceniza, humo y roca fundida.

Image: AP

Advertisement

Los servicios de emergencia han narrado que la mayoría de los cuerpos de las víctimas están tan cubiertos de las densas cenizas que parecen estatuas. De hecho, los equipos de rescate utilizaron mazos para atravesar los techos de las casas enterradas en escombros hasta sus tejados para verificar si había alguien atrapado dentro. Una de las personas que se salvo por cuestión de segundos fue Hilda López, quién contaba entre lágrimas las escenas vividas:

Image: AP

Estábamos en una fiesta, celebrando el nacimiento de un bebé, cuando uno de los vecinos nos gritó que saliéramos a ver la lava que venía. No lo creíamos, y cuando salimos, el barro caliente ya venía por la calle. Mi madre estaba atrapada allí, no podía salir.

Advertisement

Image: AP

El volcán estalló por primera vez alrededor del mediodía del domingo, arrojando humo y cenizas hacia el cielo. Luego, sobre las 2 p.m., llegó una nueva explosión mucho más poderosa que la anterior. Entonces sí, los flujos de lava abrasadores, las cenizas y las rocas mezcladas con agua y escombros salieron a borbotones por los flancos del volcán, bloqueando carreteras y quemando casas y personas a su paso. [AP]