Lo utilizamos todos los días durante horas y horas y lo tenemos tan visto que prácticamente no somos conscientes de su existencia hasta que se nos queda en medio en mitad de una película. El puntero del ratón lleva con nosotros desde los 60, y cabría pensar que el funcionamiento de esta pequeña flecha es casual. Nada más lejos de la realidad.

El funcionamiento del puntero en forma de flecha que se usa con los ratones y en prácticamente todos los sistemas operativos responde a una ecuación formulada en 1954 por el matemático Paul Fitts y denominada desde entonces Ley de Fitts.

Advertisement

La ecuación es un modelo de movimiento humano que predice el tiempo que tardará una persona en desplazar un objeto de un punto determinado a otro. En un principio, la Ley de Fitts estaba pensada para optimizar cadenas de producción en la que diferentes personas debían realizar tareas mecánicas de mover objetos de un lado a otro para ensamblarlos. Sin embargo, en 1978, un estudio de Card, English y Burr utilizó la Ley de Fitts para analizar la efectividad de diferentes dispositivos de entrada. El ganador de todos ellos no fue otro que el ratón. Ese estudio fue el que hizo a Xerox decidirse a comercializar este invento en la primera computadora con ratón incluido, la Xerox Star 8010. Sin La Ley de Fitts quizá hoy no usaríamos ratones.

La fórmula ha demostrado su eficacia una y otra vez a la hora de predecir el tiempo que tarda un ser humano en partir de un punto A de la pantalla y alcanzar un punto B dadas unas determinadas variables llamadas amplitud y anchura. La primera define la distancia a la que está el objeto sobre el que vamos a hacer click. Y la segunda define la anchura del propio objeto, o sea, el área sobre la que debemos aterrizar con el cursor para hacer clic.

Advertisement

Parece relativamente obvio, pero lo importante de la Ley de Fitts es que su fórmula permite a los diseñadores de interfaces gráficas de usuario averiguar con precisión cuáles son las mejores zonas para ubicar diferentes menús, así como el tamaño óptimo de estos. También permite optimizar la manera en la que usamos diferentes métodos de entrada como un stylus o un ratón. La Ley de Fitts es, por ejemplo, responsable de que tengamos menús contextuales al pulsar el botón derecho del ratón. Este vídeo de Computerphile explica más en detalle esta ecuación. [vía Computerphile]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)