Esta imagen no se hizo en la Luna, sino en la Tierra
Foto: Universidad de Chongqing (vía Xinhua News)

Es la noticia del día. China hizo brotar una semilla de algodón en la cara oculta de la Luna y con ella la primera planta extraterrestre de la que tenemos constancia (sin contar con las estaciones espaciales). Pero hay un problema... las fotos que circulan por Internet para ilustrar la noticia se hicieron, en realidad, en la Tierra. Y eso tiene una explicación.

El pasado 3 de enero, China hizo historia al aterrizar por primera vez en la cara oculta de la Luna con una nave no tripulada. Unos días después, la misión Chang’e 4 ha vuelto a marcar un hito sin precedentes germinando una semilla de algodón en una biosfera miniatura dentro de la misma nave.

El experimento consiste en un recipiente hermético de 18 centímetros de largo por 16 de diámetro que los científicos de la Universidad de Chongqing llenaron de tierra, aire, agua, levadura, huevos de mosca de la fruta y semillas de algodón, colza, patata y arabidopsis con el objetivo de poner en marcha un sencillo ecosistema miniatura para estudiar la viabilidad de una futura colonia humana en la Luna.

Las moscas actuarán como consumidores y la ​levadura como descomponedores, produciendo el dióxido de carbono que las plantas necesitan para sobrevivir. En un hipotético entorno lunar, las semillas de algodón proporcionarían material para hacer tela, las patatas y arabidopsis proporcionarían comida, y la colza podría usarse para generar petróleo.

Advertisement

Pero no es tan fácil como suena. Las temperaturas en la Luna pueden superar los 100 ºC durante el día y bajar a los -100 ºC durante la noche. Tampoco ayuda la escasa gravedad del entorno o que la radiación azote la superficie lunar con mucha más intensidad que la Tierra. Por eso este dispositivo tiene su propio sistema de calor para mantenerse entre 1 y 30 ºC, una entrada controlada de luz natural y el suministro de agua y nutrientes justo para que las plantas salgan adelante.

Advertisement

Bien. Según ha informado hoy Xinhua, la agencia estatal de noticias de China, el experimento de 1,47 millones de dólares está siendo un éxito y el aterrizador Chang’e 4 ya ha enviado fotos de su primer brote. Eso sí, la agencia ha confundido a medio mundo mezclando imágenes auténticas del experimento en la Luna con otras que se hicieron en la Tierra.

Esta imagen, en cambio, se hizo en la cara oculta de la Luna
Imagen: Universidad de Chongqing (vía Xinhua News)

Advertisement

Según el periodista Alan Wong, varias de las fotos que circulan en la prensa china provienen de un experimento de control idéntico al de Chang’e 4, pero ubicado en la Tierra. Las imágenes que sí se hicieron en la cara oculta de la Luna muestran un brote menos prominente (y menos atractivo).

Tener un dispositivo de control en la Tierra permitirá a los científicos comparar cómo crece el mismo ecosistema en dos mundos distintos, pero por ahora ha servido para contar una historia engañosa por error.

Advertisement

En cualquier caso, estamos ansiosos de ver cómo evoluciona la vida dentro de Chang’e 4. De acuerdo con la agencia Xinhua, tanto los huevos de mosca como las semillas fueron desactivados mediante una “tecnología biológica” sin especificar durante el viaje de 20 días a la Luna para que la pequeña biosfera no se pusiera en marcha hasta legar a la superficie lunar.

Solo las semillas de algodón han germinado, por razones que aún se desconocen, pero el experimento sigue en marcha y los datos que recoja serán de gran valor para el futuro de la humanidad.