Imagen: AP

Un mensaje en Twitter tras los dos √ļltimos tiroteos en Estados Unidos han vuelto a crear pol√©mica sobre la figura del famoso astrof√≠sico Neil deGrasse Tyson. Mientras la mitad del planeta parec√≠a demostrar a trav√©s de las redes sociales¬†su indignaci√≥n, Tyson vino a decir que, en esencia, no para de morir gente todo el tiempo, y esas reacciones no aparecen por ning√ļn lado.

El mensaje del astrof√≠sico en respuesta a los tiroteos enumeraba el n√ļmero promedio (en las mismas √ļltimas 48 horas) de otras cinco muertes evitables, todas las cuales exced√≠an el n√ļmero de personas que fallecieron en los dos √ļltimos tiroteos (El Paso, Texas y Dayton, Ohio).

Tyson terminaba su mensaje con un ‚Äúa menudo nuestras emociones responden m√°s al espect√°culo que a los datos‚ÄĚ.

Advertisement

Dicho de otra forma, Neil deGrasse, como investigador que es, trataba de reflexionar sobre la barbarie a través de datos objetivos, a menudos fríos y que no atienden a las emociones, como otros luego se encargaron de reprocharle, y posiblemente parte del quid de la polémica.

El astrof√≠sico parec√≠a realizar una cr√≠tica velada de las reacciones, quiz√°s exageradas, que se suelen mostrar en las redes sociales ante hecho repentino y violento que en ning√ļn momento niega como la barbarie que es. Es imposible saber hasta qu√© punto quer√≠a el investigador mostrarse cr√≠tico con el p√ļblico por esa ‚Äúselecci√≥n‚ÄĚ de la indignaci√≥n ante unas muertes y no otras, principalmente porque tambi√©n es posible que simplemente quisiera ofrecer un comentario cient√≠fico supuestamente objetivo para resaltar algunos de los otros problemas m√°s acuciantes del planeta.

Advertisement

Demagogia lo llamarían otros más tarde. Sea como fuere, Tyson se acabó disculpando horas más tarde en Facebook ofreciendo, ahora sí, una explicación más certera de lo que quería decir con el siguiente mensaje:

Ayer, un Tweet que publiqué en reacción a los horribles tiroteos en Estados Unidos durante las 48 horas anteriores, que mataron a 34 personas, generó respuestas mixtas y bastante críticas.

Si se lo perdi√≥, ofrec√≠ una breve lista de causas de muerte en gran medida prevenibles, junto con su promedio de muertes en los dos √ļltimos d√≠as los Estados Unidos. Todos superaron significativamente el n√ļmero de muertos de los dos d√≠as de tiroteos, incluido el n√ļmero de personas (40) que en promedio mueren por homicidios con armas de fuego cada dos d√≠as.

Luego noté que tendemos a reaccionar emocionalmente ante incidentes espectaculares de muerte, con la implicación de que las causas más comunes de muerte desencadenan respuestas más leves dentro de nosotros.

Mi intenci√≥n era ofrecer informaci√≥n objetivamente verdadera que pudiera ayudar a dar forma a las conversaciones y reacciones a las formas evitables de morir. Donde calcul√© mal fue que realmente cre√≠a que el Tweet ser√≠a √ļtil para cualquiera que intentara salvar vidas en Estados Unidos. Lo que aprend√≠ del rango de reacciones es que para muchas personas, cierta informaci√≥n, en particular mi Tweet, puede ser cierta pero in√ļtil, especialmente en un momento en que muchas personas a√ļn est√°n en estado de shock o tratando de sanar, o ambas cosas. .

Entonces, si usted es una de esas personas, me disculpo por no saber de antemano qué efecto podría tener mi Tweet en usted. Por tanto, estoy agradecido por la franqueza y la profundidad de las reacciones críticas compartidas en mi feed de Twitter. Como educador, personalmente valoro saber con precisión y exactitud qué reacción por cualquier cosa que diga (o escriba) inculcará en mi audiencia, y me equivoqué.

Respetuosamente

Neil deGrasse Tyson

Como apuntaron muchos tras el primer mensaje, aunque Neil deGrasse Tyson tuviera raz√≥n en los n√ļmeros, e incluso en la extra√Īa forma que seleccionamos nuestras emociones y reacciones por unas cosas y no por otras, lo que separa a esta muertes de las expuestas por el investigador (errores m√©dicos, seguridad vial, enfermedades‚Ķ ), es que en esas existe una lucha pro¬†activa del hombre por evitarlas o reducirlas.

Advertisement

 Desgraciadamente, para reducir la violencia armada en Estados Unidos diríamos que se está haciendo bastante poco desde el propio gobierno. [Vice, Facebook]