Hay muchas mesas estupendas, pero pocas superan en espectacularidad a esta mesa de reuniones construida a partir de una turbina real General Electric para un Boeing 747. El mueble ha sido modificado para poder posar encima un cristal de 3,65 metros de diámetro no apto para habitaciones pequeñas.

La mesa ha sido desarrollada por Moto Art, un estudio de diseño que confecciona muebles con piezas de aeronáutica desechadas. El motor de la mesa está, además, iluminado mediante luces LED del color que elija el propietario. Una serie de aberturas retráctiles en los laterales y en el cristal permiten acceder cómodamente a tomas de corriente.

Advertisement

Moto Art no detalla el precio de esta singular mesa, aunque sospechamos que sólo los gastos de envío ya se nos saldrían de presupuesto. Os dejamos con un vídeo en el que muestran los detalles de este mueble épico. [Moto Art]