El interior de la central minera Genesis Mining, en KeflavĂ­k, Islandia. (Foto: AP Images)

La fiebre del Bitcoin y las criptomonedas ha convertido a Islandia en un paraíso para los mineros. Sin embargo, esto está camino de convertirse en un problema para la industria energética nacional. Según una compañía eléctrica en 2018 los mineros consumirán más energía que todos los residentes de Islandia.

Islandia es un país de apenas casi 340.000 habitantes, y toda la energía eléctrica que se usa en el país es renovable. Según Johann Snorri Sigurbergsson, uno de los directores de la compañía de energía eléctrica HS Orka (anteriormente parte de Hitaveita Sudurnesja), los cálculos de su empresa estiman que antes de finalizar 2018 los mineros consumirán unos 100 Megavatios.

El consumo residencial de energía eléctrica en Islandia es de poco más de 700 Gigavatios–hora al año, pero la industria minera de criptodivisas como Bitcoin está cerca de superarlo (estiman que superarán los 800 Gigavatios–hora en los próximos meses), lo que podría ocasionar una crisis energética en el país. En declaraciones a AP, Sigurbergsson comentó:

“Hace cuatro meses no podría haber imaginado que alcanzaríamos esta tendencia, pero en ese tiempo el precio del Bitcoin se disparó y recibimos muchas más solicitudes. Hace apenas horas me reuní con una compañía de minería que quiere comprar 18 Megavatios”.

Advertisement

Sigurbergsson también afirmó a la BBC que si todos estos nuevos proyectos de compañías mineras se llevan a cabo, el país no tendrá energía para abastecerlos.

El precio del Bitcoin ha caído en picada durante el mes de enero, pero eso no ha evitado que cada vez más compañías apuesten con fuerza en la minería de criptomonedas, aunque las autoridades en Islandia consideran tomar algunas medidas ante esta industria cada vez más popular. [AP / BBC vía ArsTechnica]