Palystes castaneus, una de las muchas especies de araña que se pueden encontrar en Australia
Foto: Jon Richfield (CC BY-SA 3.0)

Es una de esas situaciones donde no puedes evitar sentirte identificado con todos sus protagonistas. Todo comenzó con un vecino de la localidad australiana de Perth que durante un paseo escuchó a un vecino gritar repetidamente “¿Por qué no te mueres?”.

Alarmado por los gritos y por el ruido de golpes y de un niño pequeño llorando, el vecino llamó a la policía. En cuestión de minutos, varias patrullas se presentaron en la casa y llamaron a la puerta. La abrió un padre de familia que explicó, muy avergonzado, que le estaba gritando a una araña a la que estaba tratando de matar sin éxito.

La policía se ofreció a intervenir en la situación, pero el ciudadano explicó que tras mucho esfuerzo ya había logrado matar al arácnido y que su desmesurada reacción se debe a que padece fobia a las arañas. Tras pedir disculpas por el incidente, la policía se retiró de la zona sin practicar arrestos. El Departamento de Policía de Wanneroo confirmó a The Guardian Australia los hechos, pero declinó añadir más detalles a lo que consideran un simple incidente doméstico.

El tamaño o especie del asaltante no se ha hecho público, pero Australia no parece el mejor de los lugares para una persona con fobia a las arañas. En 2015 la policía acudió al domicilio de otro ciudadano después de que sus vecinos escucharan fuertes golpes. Estaba arrojando muebles a otra araña. [vía The Guardian]