Hab√≠a solo sospechas, pero ahora la NASA lo ha podido comprobar: una misi√≥n tripulada a Marte ser√≠a hoy en d√≠a imposible con la tecnolog√≠a actual. ¬ŅEl motivo? La radiaci√≥n c√≥smica y las radiaciones solares en Marte son demasiado intensas. Tanto que la tecnolog√≠a actual que protege el exterior de las naves de estas radiaciones no ser√≠a suficiente, causando serios problemas de salud a la tripulaci√≥n. Hay que inventar algo m√°s.

Los nuevos datos los ha obtenido el robot Curiosity, a trav√©s de su herramienta de detecci√≥n de radiaciones (Radiation Assessment Detector, RAD). Seg√ļn la NASA, los resultados de las mediciones, publicados hoy d√≠a 31 en Science, indican que si utiliz√°ramos los sistemas actuales de propulsi√≥n, los niveles de radiaci√≥n exceder√≠an los l√≠mites que los astronautas podr√≠an soportar.

Advertisement

La NASA explica que hay dos tipos de radiaciones en el espacio potencialmente da√Īinas para los humanos. La radiaci√≥n c√≥smica (galactic cosmic rays o GCRs), que son part√≠culas causadas por las supernovas (explosiones estelares) y otros eventos fuera del sistema solar que liberan energ√≠a; y las llamadas part√≠culas energ√©ticas solares, (solar energetic particles, SEPs), creadas por las tormentas solares y otros fen√≥menos en la superficie del Sol.

Con la tecnología actual, las naves que nos llevarían a Marte protegerían a los astronautas de la radiación solar, pero no tanto de la cósmica.

Advertisement

La exposici√≥n a la radiaci√≥n, que se mide en unidades Sievert (Sv), aumenta el riesgo de c√°ncer en los humanos. Por ejemplo, la exposici√≥n a 1 Sv durante un tiempo prolongado aumenta en un 5% el riesgo de padecer c√°ncer. Sin embargo, el robot Curiosity ha medido una exposici√≥n media de 1,8 millones de Sv al d√≠a en Marte. Seg√ļn los autores del estudio de la NASA, la dosis acumulada de radiaci√≥n en un viaje a Marte ser√≠a equivalente a "que nos realizaran un esc√°ner de rayos X en todo el cuerpo cada cinco o seis d√≠as". Demasiado.

Lo bueno: conocer estos datos ayudar√° a desarrollar la tecnolog√≠a necesaria para protegerse de la radiaci√≥n. Pero probablemente habr√° que esperar unos cuantos a√Īos. Y hay otra ventaja: ahora ya sabemos con seguridad que expediciones como la Mars One son un timo. [NASA]