Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)

La Sony A6100 tiene por delante la difícil tarea de reemplazar a la mítica A6000 como mejor cámara APS-C asequible. Para ello cuenta con no pocos encantos: enfoque ultrarrápido, mejor ISO, vídeo 4K y más batería. Pero nada de eso te importará cuando comiences a usarla. Estarás demasiado ocupado volviendo a disfrutar de la fotografía.

La cámara

Sony ha debido aplicar aquello de “si funciona no lo cambies” porque la A6100 es casi idéntica externamente a la A6000. Pesa 396 gramos (50 más que su predecesora), y mide 120 x 67 x 59 mm. La parte exterior está construida en plástico, no metal. No es el fin del mundo, pero el tacto no es tan agradable ni sólido como el de la A6600 o los modelos de la serie A7.

Advertisement

El agarre que alberga la batería y la tarjeta de memoria (se accede a ambas desde abajo) no sobresale tanto como en la A6600. De hecho es idéntico en tamaño y forma a la A7 original (lo sé porque la A7 es mi cámara personal). Pese a todo, la A6100 es muy cómoda de sujetar con una sola mano. Desde el punto de vista del hardware, la parte que peor van a llevar muchos entusiastas de la fotografía son los controles. Aparte del dial de modos no hay dial de selección secundario ni delantero ni superior, lo que obliga a navegar por los menús usando el mismo pulgar que usas para todo lo demás. En cuanto a los botones son pequeños y están muy juntos, pero esto tampoco es nada nuevo en las Sony. Lo importante es que una vez te acostumbras puedes reconocerlos por el tacto. La peor parte en el apartado de controles físicos es el tradicional botón dedicado a grabación de vídeo, que es pequeño y está incrustado en la esquina. Si no te dicen dónde está puedes pasar un rato buscándolo.

La estrella de la parte posterior es la pantalla abatible. Sony ha equipado la A6100 con una pantalla táctil de 3 pulgadas 16:9. La elección de este formato parece un poco rara al principio porque muestra las fotos (formato 3:2) con dos bandas negras a los lados, pero todo cobra sentido cuando grabamos vídeo. Es otro guiño más a los creadores de YouTube.

Advertisement

La pantalla no tiene la mejor de las resoluciones (921.600 píxeles) y su tasa de refresco tampoco es especialmente buena, lo que hace que se note un cierto arrastre al mover el encuadre. Curiosamente, ese retardo desaparece completamente al grabar vídeo. Una vez pulsas el botón de grabar, el movimiento apreciable en pantalla es mucho más fluido. Para sacar fotos es mejor usar el visor electrónico (1.440.ooo píxeles), que además tiene un 100% de cobertura. En otras palabras, lo que ves en el visor es lo que verás en la foto final. La única excepción a esto son los selfies, Si sacamos la pantalla y la giramos hacia arriba por completo la imagen se da la vuelta y nos permite vernos. En ese modo se activa también automáticamente el disparo demorado tres segundos para facilitarnos el encuadre.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

Es un truco interesante, pero cuesta un poco hacerse con él porque para activarlo hay que abatir la pantalla en un ángulo muy extremo (totalmente vertical). Si no extendemos la bisagra completamente la imagen en la pantalla no se invierte, lo que nos deja forcejeando unos segundos hasta que damos con la posición correcta y toqueteando los menús sin querer en la pantalla táctil. Hablando de cosas desplegables. La A6100 leva un flash integrado que sale disparado de manera un poco violenta al pulsar un botón dedicado. Su alcance es de seis metros y permite ahorquillado. Si preferimos flash externo hay una zapata estándar para ese tipo de accesorio.

El flash retráctil, grabado a cámara superlenta
Gif: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)
Advertisement

A nivel de conexiones, el lateral izquierdo de la A6100 oculta el compartimento con un puerto MicroUSB para cargar la batería o enviar fotos a un PC por cable. A su lado hay un MicroHDMI (tipo D), y los fanáticos del vídeo se alegrarán de descubrir un puerto de 3,5mm para micrófono externo. La A6100 es una cámara inalámbrica muy completa. Tiene wifi, bluetooth 4.1 y NFC. Lamentablemente no hace el mejor uso de estas conexiones (ver más abajo). Por cierto, tienes las especificaciones completas de la cámara en la web de Sony.

Las lentes

La Sony A6100 es compatible con lentes tipo e de sony (APS-C e-mount). Ahora mismo hay disponibles cinco ópticas diferentes:

  • La SELP1650: Una 16-50 (equivalente a una 24–82.5mm en Full Frame) con zoom motorizado
  • La SEL1655G: Un 16-55 F2.8.
  • La SEL18135: Un objetivo de caza muy versátil (18-135) pero no excesivamente luminoso (F3.5 - 5.6).
  • La SEL70350G: Un telefoto 70-350 (equivalente a un 105-525mm) con zoom 5X.
  • La SEL35F18F: Un objetivo fijo equivalente a 35mm con una excelente luminosidad (F1.8).
Advertisement

Todas ellas están estabilizadas, lo que es una buena noticia teniendo en cuenta que la A6100 no tiene estabilización en cuerpo. Para esta review pudimos probar la lente 16-55 motorizada y la 18-135. Ambas son excelentes, aunque estoy tan acostumbrado a las lentes con zoom manual que encuentro el zoom motorizado de la SELP1650 demasiado raro de manejar y lento en respuesta. No es que sea malo, es que la sensación al girar el anillo no es la misma que con un zoom óptico tradicional.

Elegir la primera lente es uno de los momentos más complicados para todo aficionado a la fotografía. Todas ellas tienen sus puntos fuertes, pero también sus limitaciones. En este caso concreto, la SEL18-135 tiene una distancia focal tan amplia que la hace perfecta como lente todoterreno. El único sacrificio que exige su poderoso zoom es perder mucha más luminosidad (F3.5 -5.6). Sin embargo, he sacado fotos en el mismo entorno con los dos objetivos y apenas he notado bajón en la luz que captan ambas. Incluso en modos automáticos, el procesador Bionz X compensa mucho la exposición y el ISO para equilibrar.

Advertisement

Si tuviera que ser yo el que decidiera optaría por la 18-135 por el zoom, pero la lente 16-50 motorizada probablemente es mejor elección si nos importa menos el zoom y más un campo visual amplio para paisajes y más luz en fotos nocturnas. Además es mucho más ligera y cómoda de llevar.

Usando la Sony A6100

La Sony A6100 es una cámara perfecta para impacientes como yo. Arranca en apenas un segundo y tanto el enfoque como la obturación (en un rango de condiciones normales de luz) son fulgurantes. Sobre el papel, la velocidad máxima de enfoque es 0,2 segundos, y la de obturación es de 1/4000 segundos con ráfagas de 11 disparos por segundo. También es muy silenciosa. El sonido de ametralladora lo puedes hacer tu mismo (en voz baja para que no te miren raro). Es divertido.

Advertisement

El sistema de enfoque merece mención aparte. Los 425 puntos de autoenfoque por detección de fase hacen que sea realmente difícil despistar la cámara a menos que intentemos fotografiar una pared blanca. Esos 425 puntos son solo la punta del iceberg. Sony ha añadido algunos trucos muy útiles como el modo de seguimiento de enfoque basado en la cara de un sujeto en movimiento, o el autoenfoque al ojo. Basta presionar levemente el disparador para que el sistema seleccione el ojo de una persona (derecho o izquierdo, hasta ese detalle es configurable) y siga sus movimientos con total precisión. Funciona también con perros y gatos. En casa no tenemos mascota, pero mi hija, que lleva años desafiando los mejores sistemas AF, no ha logrado vencer al de la A6100.

Advertisement

El seguimiento de autoenfoque funciona tan bien que una vez lo activas raramente lo cambiarás ya, pero hacerlo no es exactamente intuitivo. Basta pulsar el botón Fn y seleccionar un modo de enfoque automático compatible como AF-C. Después, hay que volver a pulsar Fn y cambiar el área de enfoque a una con AF en tiempo real como Seguimiento ancho o Punto Flexible M. Si no te convencen los resultados en fotos a objetos siempre puedes volver al modo normal en el mismo menú.

Advertisement

La efectividad del enfoque automático ilustra perfectamente a qué público está orientada la A6100. Se trata de una cámara familiar pensada para disfrutar el modo automático y correr de aquí para allá sacando fotos con la seguridad de que Sony ha dispuesto todas las tecnologías que necesitas para tomar unas instantáneas sencillamente estupendas sin tener que trastear mucho con los controles. Sí, lo sé. Para eso ya está el móvil, pero ningún móvil (y llevo años probando smartphones de gama alta) te va a capturar objetos en movimiento o te va a hacer bokeh en tus retratos con la misma calidad y seguridad que una cámara. La realidad es que la mayor parte de usuarios de cámaras sin espejo raramente salen del modo automático o compran más de una lente. Sony lo sabe, y por eso la A6100 está llena de funciones que hacen del modo automático un auténtico todoterreno y una delicia de manejar.

Eso no significa que la A6100 sea una compacta. Si se da la circunstancia de que eres un fotógrafo avanzado o quieres aprender a sacarle todo el jugo a tu nuevo juguete la A6100 está llena de modos manuales con los que jugar. Hacerlo tiene no pocas ventajas. El ISO automático, por ejemplo, juega siempre sobre seguro para evitar grano, pero aumentarlo en los modos P, A, S o M te permitirá captar mejor objetos en movimiento cuando hay poca luz. El enfoque manual es otra de las funciones con las que los fans del modo automático deberían familiarizarse cuanto antes. Incluso el autoenfoque de la A6100, que es de los mejores que he visto, llega a perderse cuando hay muchos objetos superpuestos a diferentes distancias focales (piensa en situaciones como intentar fotografiar un pájaro con muchas ramas de por medio). El enfoque manual permite ajustar la imagen con una pequeña ventana que hace zoom al máximo sobre una parte de la imagen para que la nitidez sea perfecta.

Advertisement

Los modos manuales, en definitiva, merecen mucho la pena, y la A6100 está muy bien cubierta en este apartado. La mala noticia es que Sony ha decidido importar a la serie A6 los menús de la serie A7. En mi caso estoy acostumbrado porque llevo muchos años usando la A7 original, pero debo reconocer que como menús son un tanto liosos y están mal organizados. Hay ajustes de vídeo, por poner solo un ejemplo, que no están en la pestaña de vídeo porque patata. Urge que Sony le de un buen repaso al software de sus cámaras porque resulta un poco frustrante para usuarios que no están familiarizados con él.

Aspecto de la pestaña Mi Menu.
Aspecto de la pestaña Mi Menu.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

La única luz de esperanza si odias los menús de Sony es una nueva opción llamada Mi Menú que nos permite configurar nuestra propia pestaña con las opciones que más usamos. No es una solución definitiva, pero es algo.

Rara es la cámara moderna que no tiene una aplicación móvil propia, y en este apartado hay una novedad. Sony ha eliminado el soporte a la veterana aplicación PlayMemories Mobile en los nuevos modelos de la serie A. ¿Cómo conectamos entonces la cámara a un móvil o tableta? En su lugar, lo que tenemos es una nueva aplicación para iOS y Android llamada Imaging Edge Mobile. Se supone que esta nueva app es la versión profesional de PlayMemories, pero aún necesita algo de cocción.

Advertisement

El primer levantamiento de ceja llega nada más instalar Imaging Edge Mobile, cuando tenemos que seleccionar nuestro país. Si alguien sabe qué criterio han seguido los desarrolladores de Sony para ordenar la lista de países, que me lo diga, porque alfabético desde luego no es. En la lista además podemos seleccionar Mundo, Latinoamérica o Canarias como países válidos, lo que hace que no deje de preguntarme para qué usa la aplicación esa información exactamente si podemos introducir la que queramos y ni siquiera tiene validez como huso horario.

Hmm... Sony... Quiero pasar unas fotos al móvil, no rellenar una encuesta... ¿Hola?
Hmm... Sony... Quiero pasar unas fotos al móvil, no rellenar una encuesta... ¿Hola?
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

Después de pasar unos cuantos minutos tratando de localizar tu país (España, por ejemplo, está entre India, Tanzania, Azerbayán y Bielorrusia), la app nos asalta con una encuesta sobre nuestros hábitos como fotógrafos y nos conmina a iniciar sesión en un oscuro servicio online cuya función exacta no he podido averiguar, paso que afortunadamente podemos saltar. Ya metidos en lo que es la aplicación en sí, hay tres formas de conectarse con la cámara: NFC, código QR en pantalla o SSID.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Una vez logramos conectar la cámara, esta queda registrada en una lista y podemos seleccionarla siempre que queramos, pero el sistema requiere interactuar con la cámara, con el móvil, y hacer demasiados clics. Hay que entrar en el menú de la cámara y seleccionar Enviar a Smartphone, lo que hace que se vuelva a activar el escaneo de código QR, paso que por fortuna nos podemos saltar con solo seleccionar la cámara pero que despista un poco. El control de la cámara desde el móvil da frecuentes errores en tareas tan sencillas como sacar una foto.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

Imaging Edge Mobile cumple con su función, pero dista mucho de ser una experiencia fluida o agradable. Su usabilidad no es la mejor y a veces es poco intuitiva, algo bastante imperdonable en un software que se supone que es la manera oficial de pasar fotos desde las mejores cámaras de Sony hasta tu móvil. La buena noticia es que es software. Puede mejorarse con una actualización y quiero pensar que Sony lo irá haciendo con el tiempo.

La conexión por código QR solo ha de hacerse una vez. Si tu móvil tiene NFC es incluso más fácil.
La conexión por código QR solo ha de hacerse una vez. Si tu móvil tiene NFC es incluso más fácil.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)
Advertisement

La autonomía nominal de la A6100 es de 380 disparos si usamos el visor electrónico, y de 420 si usamos la pantalla LCD (la A6000 tenía 360 disparos, que es básicamente la media en cámaras APS-C). En la vida real, lo cierto es que la batería no es un problema, y eso es una buena noticia. He pasado toda una mañana completa sacando fotos sin parar y viéndolas en el visor y la batería apenas ha bajado un 40%. Obviamente no es un dispositivo que quieras llevarte de vacaciones sin el cargador, pero tampoco tendrás que preocuparte por cargarla mucho más de lo que ya haces con tu smartphone.

Ejemplos de fotos y vídeo tomados con la A6100

Uno pasa tanto tiempo probando móviles que a veces se le olvida lo que es sacar fotos con una cámara de verdad, y lo cierto es que la diferencia es tan abismal que deberíamos hacerlo más a menudo solo para recordar que vivimos en una burbuja fotográfica. No estoy diciendo que no se puedan sacar buenas fotos con un móvil. Lo que estoy diciendo es que sacar buenas fotos con un dispositivo como la A6100 es infinitamente más fácil incluso aunque seamos unos auténticos negados con la fotografía (como es mi caso).

Advertisement

Jugando con el enfoque

Advertisement

Color y rango dinámico

Advertisement

Zoom con la lente 16-50

Advertisement

Zoom con la lente 18-135

Advertisement

16-50 Vs 18-135

Advertisement

Enfoque automático con seguimiento

Advertisement

Disparo en ráfaga

Advertisement

JPG Vs RAW

Advertisement

Vídeo en 4K

Vídeo en 1080p

Sony A6100 vs A6000 vs A6600

La A6100 es el reemplazo de la mítica A6000, y eso no hace su debut más fácil. Su predecesora es probablemente la cámara con lentes intercambiables más exitosa de Sony (sin contar las fabulosas pero carísimas cámaras de formato completo de la serie A7). En los 6 años que lleva en las tiendas (se lanzó en 2014) la A6000 ha vendido más de medio millón de unidades, y la clave de ese éxito siempre ha sido un precio asequible.

Advertisement

La A6100 empieza además con un pequeño handicap. Es más cara que su predecesora. Su precio de salida cuando se lanzó en octubre de 2019 era de 900 euros (solo cuerpo) y 1.000 con la lente equivalente a 16-50mm.

De izquierda a derecha, la A6600, la A6100 y la primera A7
De izquierda a derecha, la A6600, la A6100 y la primera A7
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

Por fortuna, no hemos tenido que esperar mucho tiempo para que el mercado bajara a Sony de la parra en la que se había subido. Al cierre de este análisis la A6100 puede encontrarse por 759 euros (solo cuerpo) y 839 euros con la lente 16-50. Sigue siendo más dinero que la A6000, pero encaja más con la idea de una cámara con lentes intercambiables asequible. La cuestión es ¿merece la pena la A6100 si ya tienes una A6000? ¿Es mejor comprar una A6100 si lo que estamos buscando es una cámara de lentes intercambiables a precio asequible? La respuesta corta a esas dos preguntas es sí, y aunque ambas cámaras convivirán un tiempo en el mercado, la A6100 tiene unos cuantos trucos en la manga que hacen que merezca la pena gastarse un poco más. La mayor parte de esos trucos se los debemos a la última generación del procesador de imagen Bionz X. Resumidos al extremo, las novedades sobre la A6000 son:

  • Autoenfoque híbrido por detección de fase en 425 puntos. Según Sony es el autoenfoque más rápido del mercado (0,02 segundos). Después de usarla hay que reconocer que probablemente lo es.
  • Disparo en ráfaga de hasta 11 fotos con seguimiento continuo al enfoque (AF/AE Tracking).
  • ISO nativo de 100-32.000 mejorado por software hasta ISO 51.000 .
  • Grabación de vídeo 4K (3840 x 2160) a 30/25/24 fps, o Full HD (1920 x 1080) a 120/60/30/25/24 fps.
  • Pantalla táctil completamente abatible para selfies.
  • Autonomía mejorada gracias a la adopción de las baterías NP-FW50 y NP-FZ100 (las mismas baterías que las Full Frame de Sony).
Advertisement

¿En qué se diferencia entonces la A6100 de su hermana mayor, la A6600? Hay unas cuantas diferencias importantes, pero son del tipo que solo apreciarás si realmente quieres dar un uso semiprofesional a la cámara. La 6600, por ejemplo, tiene una batería NP-Fz100 con una autonomía nominal de más de 800 disparos frente a los alrededor de 400 de la A6100 y su batería NP-FW50. Además, la A6600 está sellada contra intemperie.

Advertisement

Las dos mayores diferencias entre las dos es que la A6600 cuenta con estabilización de imagen en el sensor y también cuenta con seguimiento continuo de enfoque al ojo durante la grabación de vídeo. Ambas características la orientan hacia un público más profesional y con requerimientos más serios, especialmente en lo que a grabación de vídeo se refiere. Es también un modelo mucho más caro. Su precio de salida era de $1.400 (solo cuerpo) o $1.800 con el objetivo 18-135mm. Actualmente ha bajado un poco ($1.200 y $1.500) pero sigue siendo cara para el aficionado medio.

Veredicto

La Sony A6100 no es perfecta, pero ofrece tantas cosas buenas por tan poco que se convierte en una oferta difícil de rechazar. 839 euros son un desembolso considerable en términos absolutos, pero no en fotografía y si hablamos de una cámara que te va a durar años (yo llevo más de seis años con mi A7 y no tengo ninguna prisa por cambiarla).

Advertisement

Ahora mismo no hay cámaras sin espejo APS-C que ofrezcan lo mismo por ese precio. Las referencias más inmediatas son la Fujifilm X-A7 o la Canon EOS M6 Mark II, que son muy similares a la A6100 pero no tienen visor electrónico (algo que yo encuentro inaceptable). Eso sí, estéticamente la Fujifilm es mucho más bonita. La Olympus OM-D EM10 III, por citar otro rival, viene con estabilización en el cuerpo, pero su sensor es más pequeño (micro cuatro tercios de 16mpx) y es más grande y pesada.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo)
Advertisement

Puede que su sensor no sea Full Frame, pero la A6100 ha demostrado manejarse más que bien en entornos oscuros gracias a su ISO ampliado y a su procesador de imagen. Por su parte, el enfoque rapidísimo y lleno de opciones inteligentes para no perder detalle hace de la A6100 una cámara especialmente disfrutable si eres de los que gusta disparar a lo loco en modo automático. Los controles manuales son completos y mejores de lo que parecen en frío una vez superas la curva de aprendizaje. Con todo probablemente es una cámara que se quede un poco pequeña si lo que quieres es darle un uso profesional o semiprofesional.

Todo eso a un precio de 800 euros. Hay cámaras de la serie A6 mucho mejores (la A6600 es gloriosa) pero carísimas. Por el precio de esa tope de gama dentro del segmento APS-C puedes comprarte una A6100 y una lente 18-135 que te dará años de felicidad fotográfica. La A6000 ha durado seis años en el mercado y sigue siendo un modelo válido. No creo que te arrepientas de comprar la A6100, a menos que vayas mucho al monte o a la playa, o quieras grabar vídeo profesional en cuyo caso probablemente necesitas un modelo más robusto y sellado contra intemperie como la A6600.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter