Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: BRYAN R. SMITH (AFP via Getty Images

La pandemia de covid-19 es una crisis que nos tiene desorientados, es rápida y peligrosa hasta el punto que todo en el mundo parece estar en sus manos. Como suele ocurrir en tiempos de desastre, las personas, incluidos los líderes políticos, promueven teorías de la conspiración sobre el origen, la propagación y la gravedad del nuevo coronavirus.

Advertisement

¿Es un arma biológica?

Esta es quizás la teoría de la conspiración más prominente hasta la fecha, y el razonamiento es bastante simple. Según esta teoría, el coronavirus, oficialmente llamado SARS-CoV-2, no es solo un producto desafortunado de la naturaleza, sino un arma viral creada en laboratorio para aterrorizar objetivos no especificados.

Los políticos y los cabreados de todo el mundo han adoptado versiones de esta teoría, aunque no siempre culpan al mismo autor. El senador estadounidense Tom Cotton culpa al gobierno chino. Los líderes en Irán y China han argumentado que el origen del virus es en realidad el ejército de EE. UU. Esta teoría de la conspiración también ha recibido el apoyo de los sospechosos habituales que habitan en Internet, y los seguidores de QAnon afirman que el virus es algo inventado por el “estado profundo” (entre otras ideas extrañas).

Un argumento señala que la Universidad Johns Hopkins organizó un ejercicio público en octubre pasado sobre cómo una pandemia afectaría al mundo, utilizando sospechosamente un coronavirus como su germen ficticio. Que Bill Gates, un objetivo común de la multitud de QAnon, ayudó a financiar este ejercicio de simulación solo ha avivado aún más esas llamas.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Twitter

Por supuesto, tendrías que preguntarte por qué Bill Gates y los Illuminati ofrecerían una vista previa de su plan diabólico con solo unos meses de anticipación. La elección de usar un coronavirus en la simulación de pandemia fue ciertamente premonitoria pero completamente lógica, dado que dos de las epidemias más aterradoras en los últimos 20 años fueron coronavirus, SARS y MERS. Es el hecho de que estos virus tienden a propagarse como un resfriado o gripe típico lo que los hace potencialmente peligrosos.

Advertisement

En realidad, no hay evidencia en el nivel genético de que SARS-CoV-2 haya sido creado por el hombre, pero hay bastante que sugiere que recientemente se cruzó de animales a humanos, como muchas enfermedades infecciosas lo han hecho durante milenios y continuarán haciéndolo mucho después de que la pandemia haya terminado. Puede ser reconfortante pensar que alguien tiene el control de esta calamidad, pero desafortunadamente el mundo está gobernado por el azar y el caos.

¿Las celebridades mienten cuando dicen que lo tienen?

Idris Elba fue una de las primeras celebridades en anunciar que había contraído el coronavirus. Tuvo solo un breve período de tiempo para disfrutar de los buenos deseos de sus fans antes de que llegaran las acusaciones de que a él y a otras celebridades se les pagaba por decir que lo tenían.

Advertisement

Es cierto que los famosos se han sometido a pruebas para covid-19 con mucha más facilidad que el resto de nosotros, y son los más pobres a quienes les va peor en esta crisis. Sin embargo, en este caso, la verdadera conspiración es la colaboración que existe desde hace tiempo entre los ricos y poderosos para mantener sus ventajas y al resto de nosotros deprimidos.

¿Es una conspiración mediática para dañar al presidente Trump?

Quizás la conspiración más extendida entre los conservadores en Estados Unidos en este momento es que la (sobre) reacción a covid-19 es una conspiración demócrata y / o liberal de los medios para derrocar al presidente Donald Trump. No está claro exactamente cómo hemos logrado en los medios liberales lograr que tantos otros países se sumen a nuestro plan.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Twitter

Si esta pandemia es realmente una amenaza tan grave para los EE. UU. como parece ser, entonces Trump y su administración han fallado colosalmente en proteger al país de ella. Durante años, la Casa Blanca de Trump vació recursos del gobierno federal que estaban destinados explícitamente a predecir y prevenir pandemias. Durante el brote inicial en China, Trump, los legisladores republicanos y los medios conservadores minimizaron públicamente el riesgo para Estados Unidos, a pesar de las advertencias de sus propios expertos en inteligencia que les decían lo contrario. E incluso cuando se hizo evidente que Covid-19 se estaba extendiendo dentro de EE. UU., la capacidad de prueba del país fue básicamente inexistente durante semanas, lo que redujo cualquier posibilidad de que pudiera estar contenido. Muchos periodistas fueron llamados histéricos por informar, con precisión, que Estados Unidos estaba en peligro inminente por este virus y que lamentablemente no estábamos preparados.

Advertisement

Pero si crees que el coronavirus no es más que una operación que pretende hacer que Trump se vea mal, entonces todo lo anterior no importa. Se podría argumentar que esto no es peor que la gripe, como continúan diciendo algunos conservadores prominentes, a pesar de las primeras proyecciones de que el virus podría matar a más de un millón de estadounidenses sin esfuerzos de mitigación.

Las teorías de la conspiración, en esencia, son formas de explicar una realidad desagradable, y a menudo tienen un pequeño grano de verdad como resultado (el gobierno de EE. UU. no planeó el 11 de septiembre, pero tal vez podría haberlo evitado, y ciertamente miente sobre muchas cosas). En este caso, es la triste realidad de que, a pesar de todos nuestros avances tecnológicos, al mundo occidental le ha tomado el pelo un virus para el que deberíamos haber estado preparados. Y ahora mucha gente va a morir, la economía es una mierda y no hay final a la vista.

Share This Story

Get our newsletter