Lo del grafeno a veces ya roza el despropósito. No contento con revolucionar el mundo de la tecnología con usos increíbles y batir récords una y otra vez, ahora este supermaterial se ha revelado como un candidato idóneo para fabricar sensores fotográficos hipersensibles a la luz.

Recordemos que la capacidad para retener la luz de un sensor influye directamente en lo bien o mal que hace fotos cuando las condiciones de luz son malas. El profesor Wang Quijie y su equipo de la Universidad Tecnológica de Nanyang han desarrollado un sensor de grafeno que capta mil veces mejor la luz y encima consume diez veces menos energía en el proceso. También es sensible a un espectro luminoso más amplio.

Por si eso fuera poco, el profesor Quijie asegura que es cinco veces más barato de producir que los CCD y CMOS actuales. El centro universitario ya está buscando socios industriales con los que empezar a desarrollar una aplicación comercial. ¿Quien será el fabricante en echarle mano a esta tecnología? [Science Daily via Engadget]