Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Las insólitas imágenes de monos devorando ratas ofrecen una inesperada solución para la biodiversidad

Hasta ahora, al macaco cola de cerdo (Macaca nemestrina) de las selvas tropicales de Malasia se le tenía como una especie de primate que devoraba la fruta dulce extraída de las plantaciones de aceite de palma. Ahora hay que añadir un nuevo y extravagante menú a su dieta: ratas frescas.

Las imágenes forman parte de una investigación que ha tenido lugar entre enero de 2016 y septiembre de 2018. Los investigadores estudiaron durante este tiempo la ecología y el comportamiento de los macacos mediante la recopilación de datos de comportamiento. Si bien comenzaron alimentándose de frutos de palma, lo que más comieron fueron ratas, lo cual, tras varios meses de debate, podría ser una solución a las plantaciones de aceite de palma.

Advertisement

Según han explicado los investigadores en su trabajo recientemente publicado en Current Biology, cada año las ratas pueden reducir la producción general del aceite, lo que resulta en una pérdida de rendimiento de aproximadamente el 10 por ciento. Para la coautora del estudio, Nadine Ruppert:

Me sorprendió la primera vez que observé que los macacos se alimentan de ratas en las plantaciones. No esperaba que cazaran estos roedores relativamente grandes o que incluso comieran tanta carne. Son ampliamente conocidos por ser primates frugívoros que ocasionalmente se deleitan con pájaros pequeños o lagartijas.

Sin embargo, esta extraña dieta tiene el potencial de actuar como agentes de control biológico de plagas. De hecho, cuentan en el estudio que cada grupo es capaz de reducir las poblaciones de ratas en aproximadamente 3.000 individuos cada año, lo que ahorra a los agricultores alrededor de 100 dólares por hectárea. Según Anna Holzner, la otra autora del estudio:

Al descubrir cavidades en troncos de palma aceitera donde las ratas buscan refugio durante el día, un grupo de macacos con cola de cerdo puede atrapar más de 3.000 ratas por año.

Advertisement

Si los investigadores están en lo cierto, las estimaciones sugieren que los macacos pueden reducir la pérdida de rendimiento del 10 por ciento a menos del 3 por ciento en una plantación de poco más de 400.000 hectáreas, lo que equivale a más de 600.000 dólares.

La importancia de este hecho reside en el controvertido uso que se le al aceite de palma (para casi todo), desde aceite de cocina y cosméticos hasta biocombustibles, según el World Wildlife Fund. Y a medida que aumenta la demanda internacional, también lo hace la deforestación, los conflictos entre humanos y vida salvaje, los impactos ecológicos y la pérdida de biodiversidad que amenaza a muchas especies.

Advertisement

Los autores del nuevo estudio finalizan resaltando la “importancia global de mejorar la producción sostenible de aceite de palma, incluido el uso de un control eficiente de plagas ecológico. En última instancia, esto puede conducir a una situación de beneficio mutuo tanto para la biodiversidad como para la industria de la palma aceitera”. [Current Biology via ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key