¬ŅVes el condor sobre el volc√°n Chimborazo?
Illustration: J. Andriveau-Goujon (1829)

¬ŅC√≥mo se divert√≠an los cart√≥grafos del 1800? Comparando monta√Īas, aparentemente. Con el auge del romanticismo, las grandes monta√Īas hab√≠an pasado de ser un lugar tenebroso en el imaginario colectivo a un reto para hombres valientes como el poeta William Wordsworth, que recorri√≥ los Alpes y encumbr√≥ el Snowdon, el pico m√°s alto de Gales.

Todo ese romanticismo en torno a las monta√Īas acab√≥ traslad√°ndose a la cartograf√≠a en forma de ilustraciones bell√≠simas que comparan visualmente los picos m√°s altos del mundo. En Atlas Obscura, Jessica Leigh Hester ha encontrado cuatro ejemplos que ilustran bien la fascinante tendencia.

Advertisement

Illustration: William y Daniel Lizars (1817)

Uno de los ejemplos m√°s tempranos es este grabado en placa de cobre de los hermanos William y Daniel Lizars para el Thomson‚Äôs New General Atlas. Fue dibujado en 1817. El Everest a√ļn no hab√≠a sido descubierto, as√≠ que el Dhaulagiri, en el Himalaya, aparece como el pico m√°s alto del mapa. En la parte izquierda, el volc√°n Chimborazo de Ecuador es la monta√Īa destacada.

Illustration: William Darton y W. R. Gardner (1823)

Advertisement

En este otro mapa de 1823, William Darton y W. R. Gardner compararon por un lado las monta√Īas m√°s altas y por otro los r√≠os m√°s largos, algo que copi√≥ J. Andriveau-Goujon en su mapa de 1829. El Dhaulagiri vuelve a aparecer como el pico m√°s alto y las tablas de abajo se√Īalan las elevaciones de ciudades como Par√≠s, Roma, Londres, Ginebra, M√©xico, Bogot√° y Quito.

Illustration: John Dower (1832)

En un estilo completamente diferente, John Dower superpone los picos m√°s altos del mundo usando como base las islas brit√°nicas. De abajo arriba, las monta√Īas centrales del mapa son el Ben Nevis, en Escocia, el Mont Blanc, en los Alpes, el Chimborazo, en Ecuador, y el Dhaulagiri, en el Himalaya.

Advertisement

Illustration: John Emslie (1851)

M√°s all√° del inter√©s literario por las monta√Īas, la tendencia a medirlo todo y compararlo a nivel planetario con extrema precisi√≥n deriva de Alejandro de Humboldt, conocido como el padre de la geograf√≠a moderna. Claro que, a medida que avanzaron los a√Īos, los mapas se convirtieron tambi√©n en una forma de arte. En este √ļltimo ejemplo de 1851, John Emslie exagera las proporciones de las monta√Īas para destacar la diferencia de altura entre los picos y las agrupa por continentes, con un apartado para los volcanes.