Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Las nutrias hacen malabarismos con piedras antes de comer porque están emocionadas, según un estudio

Es fácil ver a las nutrias jugando con piedras. Las recogen con las patas delanteras y las lanzan de un lado a otro con nerviosismo, como si se pusieran a hacer malabarismos con cualquier guijarro que tengan a su alcance.

Advertisement

Hasta ahora, se pensaba que este pequeño juego era una forma de perfeccionar sus habilidades motrices para la búsqueda de alimento, pero un grupo de biólogos de la Universidad de Exeter ha puesto a prueba una segunda hipótesis.

Los investigadores analizaron el comportamiento de 44 nutrias asiáticas de garras pequeñas, que se alimentan de marisco, y seis nutrias de capa lisa, que suelen cazar peces. Para ello, les dieron una serie de puzzles en los que los animales tenían que encontrar comida: pelotas de tenis con agujeros, botes de medicamentos con tapa y ladrillos de Lego apilados. Estos experimentos estaban diseñados para imitar comportamientos naturales de búsqueda de alimento: por ejemplo, separar los ladrillos de Lego es similar a abrir mejillones y almejas.

Advertisement

Según el estudio, publicado esta semana en Royal Society Open Science, las nutrias jóvenes y las viejas son más propensas a hacer malabarismos que las nutrias adultas con descendencia. Sin embargo, no son mejores que las adultas resolviendo puzzles, lo que pone en duda que la práctica sirva para algo. Lo que sí está claro es que son más propensas a jugar cuando están a punto de comer.

“Nuestro hallazgo más sólido es que las nutrias hacen malabares con más frecuencia antes de ser alimentadas, lo que indica que el impulsor inmediato de este comportamiento es el hambre”, dice Mari-Lisa Allison, autora principal del estudio. Aunque no puedan estar seguros, los investigadores creen que las nutrias se ponen a jugar... ¡porque están entusiasmadas por la comida!

Advertisement

La idea es enternecedora, pero plantea dos preguntas. La primera: ¿por qué las adultas no juegan tanto como las jóvenes? “Cuando alcanzan la madurez y comienzan a reproducirse —explica Allison—, su tiempo y energía se dedica a la crianza. Como tal, es posible que no tengan el tiempo o la energía para jugar”.

La segunda pregunta, lo has adivinado, es: ¿por qué, entonces, las nutrias viejas juegan más que las adultas? “Las nutrias mayores ya no tienen esas responsabilidades parentales, por lo que pueden tener más tiempo para hacer malabares —explica la bióloga, y añade—: De manera similar a como los humanos evitan el Alzheimer leyendo y haciendo acertijos, planteamos la hipótesis de que las nutrias mayores podrían estar realizando este comportamiento para activar sus cerebros y prevenir el deterioro cognitivo”. Hará falta más investigación para entender este curioso comportamiento.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter