Imagen: NASA.

Uno de los tantos problemas relacionados a la colonizaci√≥n de Marte tiene que ver con la comida. Cultivar vegetales es algo b√°sico para poder subsistir en el planeta rojo. Pero ahora un investigador ha cosechado diferentes tipos de vegetales en ‚Äúsuelo marciano‚ÄĚ, y comprob√≥ que son comestibles.

Advertisement

El ecologista investigador neerland√©s Wieger Wamelink, de la Universidad de Wageningen en Pa√≠ses Bajos, lleva m√°s de tres a√Īos experimentando con cultivos en suelo marciano y lunar, con la intenci√≥n de comprobar si era seguro comerlos. Ahora, en su √ļltima cosecha de tomates, guisantes, r√°banos y centeno, determin√≥ que los niveles de metales pesados en estos vegetales son seguros para ser consumidos por humanos.

Por supuesto, Wamelink no cuenta con tierra realmente extra√≠da de la Luna y de Marte, pero s√≠ tiene lo m√°s cercano que se puede conseguir en nuestro planeta. La NASA lleva a√Īos vendiendo ‚Äútierra marciana‚ÄĚ, lo que no es m√°s que un tipo de tierra que se encuentra aqu√≠ en nuestro planeta pero cuya composici√≥n qu√≠mica es casi id√©ntica a la del planeta rojo. Tambi√©n en el cat√°logo de la NASA se encuentra a la venta tierra lunar, por si te quieres sentir alg√ļn d√≠a como Neil Armstrong y caminar sobre ella.

Advertisement

La agencia espacial estadounidense vende este tipo de tierra para que sea usada en el desarrollo de hábitats y rovers o vehículos que serán utilizados en estos planetas, pero Wamelink quiso usarlos para cultivar.

Después de gastarse 500 euros en comprar unos 50 kilogramos de tierra marciana y 50 kilogramos de tierra lunar, realizó su primera cosecha y pudo comprobar que aunque este suelo cuenta con una composición química llena de metales pesados era lo suficientemente fértil como para cosechar verduras y cereales.

Plantas cosechadas en suelo lunar (izquierda), marciano (centro) y terrestre (derecha). Imagen: Wieger Wamelink.

Advertisement

Pero en su más reciente cosecha logró estudiar la composición química de las plantas y verduras, para así comprobar si eran comestibles, y descubrió que cuatro de sus cultivos (tomates, centeno, rábanos y guisantes) contaban con niveles aptos para el consumo humano.

Wamelink publicará su estudio en un informe completo y planea seguir probando con diferentes tipos de verduras y cultivos. Pero esto podría ser considerado un paso más hacia el inevitable momento en el que enviaremos a Marte a un Matt Damon y este tenga que cosechar su propia comida. [Wieger Wamelink / Phys.org vía Motherboard]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.