Imagen: Pixabay

Ocurrió en Delhi, India. Un hombre de 52 años acude a urgencias debido a una erección inusualmente sostenida: alrededor de 48 horas. Sin embargo, cuatro días después del inicio de la erección los doctores tuvieron que tomar una decisión drástica ante un caso de priapismo extremo.

El priapismo es una condición que se produce cuando el pene sigue erecto pasadas varias horas en ausencia de estimulación alguna (o después de que esta haya terminado). Una enfermedad que en la mayoría de los casos se produce por células malciformes (alteración en la sangre que hace que el glóbulo rojo se deforme).

Advertisement

En el caso del paciente en Delhi, tal y como informan en el artículo de BMJ, en principio no representaba peligro. Los médicos crearon una derivación en forma de T (usando un escalpelo a través de la cabeza del pene para crear un “orificio de escape” para la sangre atrapada) con el fin de que la hinchazón disminuyera.

Imagen: Fresco de Príapo, casa de Vettii

Luego le colocaron un catéter y le aplicaron un vendaje indicando reposo. Y es que, aunque suena alarmante, los efectos secundarios más probables del procedimiento son hinchazón y moretones en el pene, así como una erección semirrígida que puede durar algunos días.

Sin embargo, al día siguiente de su llegada al centro médico la cabeza del miembro se decoloró y comenzó a volverse negra. Cuatro días después del inicio de la erección, el hombre fue trasladado al Departamento de Urología del King George’s Medical University, espacio donde fue examinado.

Advertisement

En este punto los médicos le retiraron el catéter y realizaron una cistostomía suprapúbica (insertando quirúrgicamente un catéter en el abdomen para drenar la vejiga). Esto se hizo con el fin de reducir el riesgo de infección asociada con un catéter uretral. Los autores señalan en el artículo que esto es lo que se debería haber hecho en primer lugar.

Y es que la gangrena, donde una pérdida de suministro de sangre causa la muerte del tejido, continuaba extendiéndose sobre el pene del paciente. Como explica el doctor Saqib Mehdi en el informe del caso:

El color negro del glande del pene se hizo más intenso al día siguiente. Y una línea clara de demarcación se hizo visible entre ella y el eje del pene.

Advertisement

Imagen: Ecografía de un caso de priapismo (Radiologia Brasileira (CC BY 4.0))

Fue en este momento cuando el equipo médico decidió que para detener la diseminación de la gangrena tendrían que realizar una glansectomía (amputación de la cabeza del pene).

Advertisement

El informe de BMJ arroja dudas sobre el tratamiento que se llevó a cabo. Se desconoce qué causó el priapismo, aunque los médicos sugieren que el tratamiento del paciente puede haber sido un factor que causó la gangrena que llevó a su amputación. Según el informe:

Diversos factores como el catéter uretral, la venda de presión apretada alrededor del pene y la infección local solo o en combinación han estado implicados como causantes de la gangrena del pene en casos de priapismo. También en este caso, el paciente fue cateterizado y se le aplicó un vendaje compresivo alrededor del pene.

Advertisement

Finalmente y después de la operación, el hombre se recuperó y fue dado de alta en 48 horas. [BMJ vía IFLScience]