Im√°genes: Rafael Platas / INAH

Un grupo de arque√≥logos del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia de M√©xico ha descubierto en Colima lo que parece ser un gran pante√≥n precolombino que permaneci√≥ intacto durante los √ļltimos 1700 a√Īos.

La sepultura fue localizada en el centro de la ciudad durante unos trabajos de remodelación de la Iglesia adventista. Se trata de una tumba de tiro de más de metro y medio de profundidad, accesible por un agujero de 50 centímetros que había sido sellado con piedras, artefactos de molienda y huesos humanos en la época prehispánica.

Advertisement

Dentro se encontraron 12 cr√°neos y diversos huesos sin ning√ļn orden, unos sobre otros. Pertenec√≠an a hombres adultos que vivieron en la zona durante la fase Comala (0 - 500 d. C.). Varios individuos presentaban deformaciones craneales artificiales y algunas alteraciones de la salud, como desgaste y sarro en los dientes o fracturas mal consolidadas.

El pante√≥n ten√≠a tres niveles de enterramiento. En el segundo nivel se encontraron cuatro ofrendas de cer√°mica: dos figurillas antropomorfas, una olla y un cajete (una vasija en forma de cazuela), todas decoradas con pintura de color rojo ocre. Las dos esculturas estaban colocadas boca abajo se√Īalando cada una a sendos cr√°neos.

Advertisement

La primera figura mide 39 cent√≠metros y representa a un hombre robusto con un tocado en la cabeza y una herramienta en las manos que parece un hacha. La segunda es m√°s peque√Īa y representa a una mujer de cuerpo ancho y nariz aguile√Īa con un recipiente en la mano. Seg√ļn los investigadores del INAH, las esculturas y el resto de ofrendas ten√≠an como objetivo la protecci√≥n de los difuntos en el inframundo.

Es la primera vez que se localiza una tumba de tiro en esta zona. Se considera un hallazgo de gran valor porque se encontró sellada (suelen estar saqueadas), lo que nos permitirá conocer mejor la forma de vida de estos asentamientos precolombinos. [INAH vía LiveScience]