El T-1000 de metal líquido que perseguía a John Connor en Terminator 2 es todo un mito de la ciencia-ficción. Científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte acaban de dar con una técnica para recuerda mucho a aquella película. El descubrimiento permite controlar la forma de metales líquidos como el mercurio o el galio y, aunque no va a servir para fabricar robots asesinos, sí que tiene muchos usos en microelectrónica y semiconductores.

Advertisement

Los metales l√≠quidos a temperatura ambiente suelen adoptar la forma de peque√Īas bolitas debido a su tensi√≥n superficial, mucho mayor que la de otros l√≠quidos como el agua. Lo que ha descubierto el equipo de ingenier√≠a biomolecular y qu√≠mica de Carolina del Norte es que los √≥xidos afectan a esta tensi√≥n superficial. Mediante la aplicaci√≥n de oxidaci√≥n electroqu√≠mica, los investigadores han logrado que una aleaci√≥n de indio y galio dentro de un medio acuoso adopte diferentes formas o circule por conductos de manera controlada.

El sistema es completamente reversible y depende tan solo de la intensidad de las peque√Īas corriente el√©ctricas que se aplican al metal l√≠quido. Entre las aplicaciones de esta nueva t√©cnica podr√≠a estar la fabricaci√≥n de componentes electr√≥nicos sin necesidad de usar sustancias t√≥xicas como el mercurio. [PNAS v√≠a The Dickey Group]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)