Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los astronautas que pisaron la Luna por primera vez lo pasaron mal al volver a casa

33.0K
14
Save
Foto: NASA

Cuando Buzz Aldrin, Neil Armstrong y Michael Collins (¡sí, había un tercer astronauta!) abandonaron la Tierra, eran ingenieros, pilotos de pruebas y propiedad del gobierno de Estados Unidos. Cuando regresaron a la Tierra, eran héroes, y no estaban preparados para el estrellato.

Esquire ha publicado un excelente artículo centrado en Michael Collins, el astronauta olvidado que orbitó la Luna en el módulo de mando mientras Aldrin y Armstrong daban saltitos por la superficie. Aunque Collins tenga su lugar en la historia, no tiene el nombre reconocible de Aldrin y Armstrong. Y Collins piensa que es bueno, porque aunque el vuelo a la Luna estuviera plagado de peligros, fue la vuelta a casa lo que casi rompe a Aldrin y Armstrong:

Aldrin luchó contra la depresión y la adicción al alcohol tras su regreso del espacio. En la década de los 70 tuvo dos divorcios, perdió su fortuna y terminó trabajando en un concesionario de Cadillac en Beverly Hills hasta que finalmente abrazó su papel en la cultura pop, haciendo apariciones en The Big Bang Theory y Dancing With the Stars.

Armstrong nunca se acostumbró a la fama. Se retiró de la NASA un año después de la misión Apolo 11 y se convirtió en profesor de la Universidad de Cincinnati. Su matrimonio se vino abajo después de que se recluyera en el trabajo tras la muerte de su hija, según su biógrafo. Armstrong evitaba las conversaciones sobre su tiempo en la NASA, se mostró protector de su imagen y se puso furioso cuando un peluquero guardó pelos de su cabeza para venderlos por miles de dólares, según The Telegraph.

Advertisement

En 1999, en el 30 aniversario del alunizaje, Aldrin dijo a The Guardian que los hombres no eran capaces de asumir el tratamiento de estrella de cine. Armstrong, que solo asistió a las celebraciones del 30 aniversario por presiones de la NASA, dijo más tarde que estaba “profundamente decepcionado de que el propósito de la misión Apolo 11 pareciera haberse perdido, disipado y enterrado por culpa de los vendehumos y otras tonterías concomitantes”.

Armstrong murió en 2012 a los 82 años. Michael Collins, sin embargo, sobrevivió no solo al Apolo 11, sino a la fama que le siguió. Si bien tenía una tarea impresionante en la misión (permanecer sin contacto y totalmente fuera de la vista de los demás humanos durante 47 minutos cuando pasaba por el lado oculto de la Luna), no llegó a tocar el satélite. Incluso hoy en día, su nombre no es tan reconocido como el de Buzz Aldrin y Neil Armstrong, pero su matrimonio se mantuvo intacto y trabajó en varios puestos de alto nivel, como el de Subsecretario de Estado para Asuntos Públicos en 1970 y director del museo Smithsonian. Perderse la caminata en la Luna no parece molestar a Collins.

“Honestamente, me sentí realmente privilegiado de estar en Apolo 11, de tener uno de esos tres asientos”, dijo Collins en una entrevista para la NASA. “¿Tenía el mejor de los tres? No. ¿Pero estaba contento con el que tenía? ¡Sí! Y no tengo sentimientos de frustración o rencor o lo que sea. Estoy muy, muy feliz por todo”.

Share This Story