Image: Pixabay

Una de las imágenes más espectaculares y reproducidas de África, ese fondo del atardecer con las extrañas siluetas de los baobab sobre el escenario rojizo, podría tener los días contados. Los árboles sagrados que se creen de entre 1.100 y hasta 2.500 años están muriendo, y nadie sabe exactamente por qué.

Según describen en la revista científica Nature Plants:

Informamos que nueve de los 13 árboles más antiguas ... han muerto, o al menos algunas de sus partes / tallos más antiguos se han colapsado y han perecido en los últimos 12 años, un evento sin precedentes de gran magnitud.

Advertisement

En el mismo trabajo, el coautor del estudio, Adrian Patrut de la Universidad Babeş-Bolyai en Rumania, explica que “es impactante y triste experimentar durante nuestra vida la desaparición de tantos árboles con edades milenarias”. De hecho, de entre los nueve, cuatro fueron de los baobabs africanos más grandes.

Si bien la causa de la muerte no está clara, los investigadores “sospechan que la desaparición de baobabs monumentales puede estar asociada, al menos en parte, con modificaciones significativas de las condiciones climáticas que afectan al sur de África en particular”.

Image: Flickr

Advertisement

Entre los años 2005 y 2017, los investigadores probaron y fecharon baobabs africanos “prácticamente todos conocidos, muy grandes y potencialmente viejos”: más de 60 en total. Al cotejar datos sobre su circunferencia, altura, volumen de madera y edad, notaron el “hecho inesperado e intrigante” de que la mayoría de los árboles más viejos y más grandes murieron durante el período de estudio.

Todos estaban en el sur de África: Zimbabwe, Namibia, Sudáfrica, Botswana y Zambia. ¿Qué estaba ocurriendo?

El baobab es el árbol de floración más grande que ha perdurado durante más tiempo. Se encuentra de forma natural en la región de la sabana de África y fuera del continente en las áreas tropicales a las que se introdujo. Una planta única debido a su aspecto extraño, con ramas parecidas a raíces en forma de nudos que alcanzan el cielo, dándole una apariencia invertida. 

Advertisement

Image: Fl

Un árbol icónico que debería poder vivir hasta los 3.000 años en un hábitat natural. El baobab sirve como una gran reserva de agua y da fruto que alimenta a los animales y los humanos. Sus hojas se hierven y comen como un acompañamiento similar a la espinaca, o se usan para hacer medicinas tradicionales, mientras que la corteza se golpea y se teje en cuerdas, cestas, telas y sombreros impermeables.

Cuando los investigadores llevaron a cabo el estudio tenían como propósito aprender cómo son capaces de volverse tan enormes. Los investigadores utilizaron datación por radiocarbono para analizar muestras tomadas de diferentes partes del tronco de cada árbol. Así fue como descubrieron que su tronco crece a partir de, no uno, sino múltiples tallos centrales. Según el Parque Kruger:

Los baobabs son muy difíciles de matar. Pueden quemarse, o despojarse de su corteza, y simplemente formarán uno nuevo y seguirán creciendo. Cuando mueren, simplemente se pudren por dentro y de repente colapsan, dejando un montón de fibras.

Advertisement

Por eso lo que descubrieron durante el estudio fue tan extraño. De los 10 árboles enumerados por los autores, cuatro murieron por completo, lo que significa que todos sus tallos se derrumbaron y murieron juntos, mientras que los otros sufrieron la muerte de una o varias partes. [The Guardian, Nature]