El pasado viernes os explicábamos el caso de LIVR, una aplicación que ponía en nuestro móvil una red social para fiestas en la que solo podíamos entrar si estábamos borrachos. Aunque tuvo una considerable difusión, LIVR es falsa. Gizmodo ha podido contactar con sus creadores que nos han explicado el origen de esta elaborada broma.

LIVR surgió de las mentes del productor Brandon Bloch, y del diseñador de interacción web Brandon Schmittling. Bloch ya es conocido por otros vídeos entre el humor y la denuncia como Hot Chicks Occupy Wall Street. LIVR, de hecho, también surgió como una idea con la que ridiculizar el, a veces absurdo, emprendizaje digital en Estados Unidos. La decisión de hacer la broma real comenzó en el CES. Bloch lo explica así:

Caminaba por la feria y no hacía más que ver aplicaciones que me parecían una broma, pero todo el mundo pensaba que eran reales. Hoy, sigo sin saber si iban en serio o no, pero parecía no importar porque todo el mundo estaba demasiado metido en el Hype.

Advertisement

La falsa campaña de LIVR no solo es una crítica a los emprendedores que lanzan aplicaciones absurdas. También apunta a los medios tecnológicos que dan cancha a estas ideas sin ningún tipo de filtro. A continuación tenéis un estupendo artículo elaborado por Brian Barret en el que explica los pormenores de esta campaña viral. La moraleja más deliciosa es que, visto el hype que ha despertado esta falsa aplicación, sus creadores no descartan hacer realidad alguna de sus funciones. Eso sí, no habrá que estar borracho para acceder a ellas.