Una molécula de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). Imagen: Wikimedia Commons

Cuando decimos que la estupidez humana no tiene límites, nos referimos a cosas como la terapia del peróxido de hidrógeno: la creencia de que beber o inyectarse agua oxigenada puede ser un método eficaz y natural de prevenir o curar las enfermedades. La ciencia tiene algo que decir sobre eso.

El per√≥xido de hidr√≥geno (H2O2) es una mol√©cula de agua con dos √°tomos de ox√≠geno en lugar de uno ‚ÄĒpero no la confundas con el agua: ingerirla puede ser mortal. M√°s conocida como agua oxigenada, se trata de un poderoso agente oxidante que se utiliza en concentraciones bajas para blanquear o desinfectar todo tipo de productos, o en concentraciones altas como oxidante de cohetes. Y s√≠, tambi√©n es habitual su uso m√©dico como germicida, pero no est√° exento de riesgos.

Advertisement

Un estudio de 2013 analizó 1054 casos de envenenamiento por peróxido de hidrógeno y listó algunos de los síntomas que pueden darse cuando ocurre lo peor, que el oxígeno del agua oxigenada llegue a producir una embolia:

  1. Quemaduras
  2. Vómitos
  3. Convulsiones
  4. Alteración del estado mental
  5. Dificultad respiratoria
  6. Hipoxia
  7. Inestabilidad hemodin√°mica
  8. Cambios en el electrocardiograma
  9. Accidente cerebrovascular
  10. Déficit neurológico focal
  11. Embolia pulmonar
  12. Embolia cardiaca
  13. Nivel elevado de troponina

Seg√ļn el estudio, un 13,9% de los pacientes mostr√≥ s√≠ntomas de embolia tras consumir agua oxigenada de alta concentraci√≥n, y un 6,8% muri√≥ o sigui√≥ viviendo con alg√ļn tipo de discapacidad tras el envenenamiento.

Advertisement

La terapia del per√≥xido de hidr√≥geno es tan peligrosa que la Administraci√≥n de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) emiti√≥ una advertencia en 2006 para aquellas compa√Ī√≠as que comercializaban agua oxigenada como tratamiento de salud alternativo, ya sea diluida o en forma concentrada, citando los peligros asociados y su falta de efectividad.

Es cierto, animales como las hormigas consumen el peróxido de hidrógeno de plantas y cadáveres en descomposición para combatir infecciones, pero a diferencia de los humanos saben instintivamente qué dosis tomar para recuperar su salud sin intoxicarse en el proceso, y aun así la mejora en el porcentaje de supervivencia no es muy elevada: en torno al 15%.

[Annals of Emergency Medicine vía Retiario]