Los Mayas deforestaron sus selvas de manera tan salvaje que sus efectos se siguen notando mil años después

Chichen Itzá, en la actualidad
Foto: Edward Weston / Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

El colapso del imperio maya sigue siendo un misterio. Entre las hipótesis que se barajan parta explicar el súbito y brutal declive de esta civilización está la sequía y la deforestación. Un nuevo estudio no solo confirma este último punto, sino que da una idea de hasta qué punto los mayas destrozaron el medio ambiente.

Advertisement

En algún momento de los siglos octavo o noveno de nuestra era, cuando la civilización maya estaba en su esplendor (lo que se denomina periodo maya clásico en arqueología). En pocos años, ese esplendor se vino abajo. Los Mayas abandonaron ciudades enteras, muchas de las cuales aún siguen ocultas bajo la selva, y se desplazaron al norte.

Cuando hoy pensamos en la civilización maya, a menudo imaginamos sus ciudades rodeadas de densa vegetación y frondosos árboles, pero en realidad no es así. Esos árboles crecieron en los siglos siguientes a su colapso. La cruda realidad es que las ciudades mayas crecieron sin ningún tipo de control y la tala de árboles a la que sometieron su entorno fue tan descontrolada que cuando llegó la sequía el medio ambiente que les daba de comer estaba dañado de manera irreparable.

La teoría de la deforestación se viene barajando desde hace años, pero nunca hasta ahora se había podido cuantificar. Un nuevo estudio geoquímico publicado en Nature Geoscience ha medido por primera vez la tala provocada por los mayas y es sencillamente brutal. Las selvas sufrieron un destrozo tan intensivo que aún hoy, más de mil años después, no se han recuperado por completo.

Zona Arqueológica Maya de Calakmul
Foto: Pete Fordham / Flickr (CC BY-SA 2.0)
Advertisement

Sí, los árboles y la vegetación que hoy rodean a las pirámides y ciudades mayas son solo un pálido reflejo de lo que había antes. El geoquímico y principal autor del estudio Peter Douglas ha llegado a esa conclusión tras analizar la huella de carbono que la vegetación deja en el suelo.

Las plantas absorben el CO2 del aire y lo transfieren a sus tejidos y al suelo, donde sigue presente durante miles de años. Analizando la cantidad y antigüedad de las moléculas de dióxido de carbono en diferentes estratos del suelo, Douglas ha podido determinar que la cantidad de CO2 que el suelo absorbió durante el auge del imperio maya descendió abruptamente entre un 70 y un 90%. Semejante caída solo se explica si la vegetación se elimina de manera sistemática y extensiva.

Advertisement

El estudio no solo tiene implicaciones arqueológicas. También aporta datos muy interesantes sobre nuestro propio futuro. Douglas explica que la destrucción de bosques contribuye a incrementar la huella de C02 a escala global y la reforestación puede no ser un remedio suficiente si no se aplica lo bastante rápido y el suelo ya ha perdido su capacidad para retener dióxido de carbono. [Nature Geoscience vía Express]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key