Imagen: WC

Posiblemente, la medicina nunca pensó que llegaría el día en que debían alertar sobre los riesgos de la trasferencia de heces humanas, pero la proliferación de vídeos en YouTube ha llevado a los expertos a advertir: los trasplantes fecales caseros ponen en serio riesgo la salud de cualquier persona.

Los trasplantes fecales de microbiota (FMT) son un tipo de trasplante donde las heces de una persona se transfieren a otra por el recto. ¬ŅLa raz√≥n? Las heces contienen microbiota, la cual puede recuperar la salud de un paciente combatiendo bacterias invasoras que, por ejemplo, desarrollan resistencia a los antibi√≥ticos.

Advertisement

Cuando se realiza bajo supervisión médica, y bajo circunstancias muy específicas, un trasplante fecal puede significar la diferencia entre la vida y la muerte: implantar heces que contengan microbioma intestinal saludable en el cuerpo de un paciente es un método que ayuda a combatir esas superbacterias resistentes a los antibióticos como la Clostridium difficile.

Al parecer, en la red se lleva tiempo discutiendo sobre c√≥mo la investigaci√≥n ha mostrado que el mismo tipo de tratamiento tambi√©n podr√≠a actuar como una cura para la obesidad. De hecho, y seg√ļn recoge el diario The Guardian, los expertos est√°n alertando de casos donde, al escuchar que puede funcionar para curar la obesidad, la gente est√° introduci√©ndose las heces de otras personas en sus cuerpos sin la supervisi√≥n de un m√©dico.

No s√≥lo eso, tambi√©n han aparecido una gran cantidad de v√≠deo en YouTube que revelan c√≥mo llevar a cabo trasplantes fecales en casa. ¬ŅEl problema? Antes de que el tratamiento se administre en un entorno cl√≠nico, la materia fecal utilizada se analiza para detectar enfermedades y otros malestares, todo ello en un esfuerzo por hacer que el trasplante sea lo m√°s seguro posible.

Advertisement

Sin una evaluaci√≥n adecuada, el riesgo de transmitir enfermedades como el VIH y la hepatitis es bastante alto, y los expertos hablan de casos donde se pone en juego la vida. No s√≥lo eso, un trasplante fecal ‚Äúcasero‚ÄĚ llevado a cabo para tratar de perder peso podr√≠a tener el efecto contrario. De hecho, un estudio de hace unos a√Īos mostr√≥ c√≥mo una mujer que se someti√≥ a un trasplante fecal por su cuenta termin√≥ volvi√©ndose obesa como resultado de ello.

Dicho esto, los expertos piden sentido com√ļn. Si lo que quieres es perder peso lo mejor es acudir a un m√©dico para que te recete una dieta saludable, y probablemente junto a algo de ejercicio, sea m√°s efectivo que meterte en el cuerpo las heces licuadas de otra persona. [The Guardian]