A pesar de las huelgas en Europa, a pesar de la mala prensa que ha precedido a este Prime Day, Amazon ha tenido el mejor día de ofertas de su historia. Los clientes de Amazon compraron más de 100 millones de productos y las pequeñas y medianas empresas que venden en la web ingresaron mil millones de dólares.

Para Amazon, el éxito es triple porque el 16 de julio fue el día en que más clientes se unieron al programa Amazon Prime y porque los productos más vendidos fueron los suyos, que estaban rebajados. En concreto, los más vendidos en todo el mundo fueron el Fire TV con control por voz y el Echo Dot, así que Alexa —el asistente de voz de Amazon— ahora está presente en más hogares.

Pero, aunque asociemos Amazon con tecnología (hace no mucho lo asociábamos con libros, qué tiempos...), los productos más comprados en los 17 países donde se celebró el Prime Day no son exclusivamente tecnológicos. Este Prime Day, los clientes de Amazon han comprado millones de juguetes, productos de belleza e higiene, accesorios de moda, artículos de deporte y menaje de cocina, lo que demuestra que Amazon no solo compite con grandes almacenes sino también con supermercados y cualquier comercio que tengas a la vuelta de la esquina.

En Estados Unidos, los tres productos más comprados (excluyendo dispositivos de Amazon) fueron una olla a presión, un test de ADN y un filtro de agua. En España triunfó un set de tres sartenes de aluminio antiadherente. En México, lo más vendido fue una caja de 4 kg de detergente en polvo. En Singapur, que participó por primera vez en el Prime Day, la Coca-Cola Zero y el papel higiénico ultrasuave. En Italia, las pastillas para el lavavajillas. En China, uno de los tres productos con más ventas fue un frasco de prebase de maquillaje.

Si bien se registraron incidentes durante la huelga de trabajadores de San Fernando de Henares, en Madrid, los clientes españoles de Amazon no notaron ningún retraso. Amazon consiguió absorber la carga de los empleados en huelga a través de otros centros de distribución que tiene repartidos por Europa y gracias a trabajadores temporales que estaban cubriendo vacaciones.