Photo: AP

Miles de trabajadores de Amazon en Europa participan en una huelga coordinada en busca de mejores condiciones laborales y salarios coincidiendo con el Prime Day, el día de ofertas inventado por la compañía.

La noticia de la huelga empezó a circular la semana pasada cuando los trabajadores del centro de distribución de San Fernando de Henares (MAD4, en lengua amazónica) prepararon una acción de tres días precedida por la huelga de dos días que esos mismos trabajadores realizaron a finales de marzo. El convenio colectivo entre los trabajadores de MAD4 —casi la mitad son empleados temporales— y Amazon expiró en 2016, pero aún no han llegado a una resolución. Mientras tanto, Amazon continúa reduciendo bonos al turno de noche y cosas como el seguro médico privado.

Por sí sola, la huelga de MAD4 puede no haber tenido un gran efecto en la cadena de suministro general de Amazon para el Prime Day, ya que otras instalaciones europeas han tomado el relevo. Sin embargo, seis centros de distribución en Alemania también han decidido participar en una huelga de un día a petición del sindicato de servicios de Vendi. Y en este momento, los trabajadores polacos también realizan una protesta de trabajo a regla, una acción en la que los trabajadores realizan todo el trabajo exactamente como se indica en las directrices de la compañía.

Con respecto a estas acciones, un portavoz de la compañía dijo a Gizmodo que “Amazon es un empleador justo y responsable y, como tal, estamos comprometidos con el diálogo, que es una parte inseparable de nuestra cultura. Nos comprometemos a garantizar una cooperación justa con todos nuestros empleados, incluidas las condiciones de trabajo positivas y un entorno de cuidado e inclusión”.

Los sindicatos son, en términos generales, más fuertes en Europa que en los Estados Unidos, y las huelgas contra Amazon, en particular, llevan años sucediendo. Los empleados de Italia y Alemania fueron a la huelga por separado en diciembre para coincidir con los pedidos de Navidad, tras una huelga conjunta durante el Black Friday. Alemania sigue siendo el mayor mercado de Amazon fuera de los Estados Unidos y los empleados del que una vez fue el aliado más fuerte de Estados Unidos en el viejo continente han participado en acciones colectivas contra el gigante del comercio electrónico desde 2013.

Advertisement

En los últimos años, los medios de comunicación han pintado una sombría imagen del trabajo en los almacenes de Amazon, y hay pocas razones para pensar que las condiciones en Europa sean mejores. Aquellos que consideran su propia conveniencia menos importante que la miseria humana son invitados a participar en un boicot de compradores durante este falso día festivo, o mejor aún, cancelar su suscripción a Amazon Prime.