Normalmente solemos estar bastante de acuerdo con las cosas que dice Mark Hamill, pero esta es una execpción. El actor que interpreta a Luke Skywalker esbozó su propio guión para The Last Jedi antes siquiera de que Rian Johnson decidiera el definitivo. Era sencillamente terrible.

Advertisement

En una entrevista a Entertainment Weekly, Hamill explica que antes de comenzar a rodar solo sabía que Luke se había autoexiliado a Ach-to después de la traición de Kylo-Ren y que no pasaba precisamente por su mejor momento anímico. Para poder meterse en la piel de un Luke envejecido y derrotado, Hamill ideó varios escenarios en su cabeza y se quedó con uno especialmente truculento:

Escrib√≠ un mont√≥n de escenarios. Anot√© que Luke se enamoraba de una mujer viuda con un ni√Īo peque√Īo. Entonces abandona la orden jedi para casase con esa mujer y criar juntos a su hijo. Un d√≠a, el ni√Īo descubre el sable l√°ser de Luke, lo activa y se mata accidentalmente.

No tiene nada que ver con la historia, pero cuando pienso en este tipo de violencia por armas de fuego, y en las historias de ni√Īos que juegan con las armas de sus padres y se matan o matan a sus hermanos... Lo que quiero decir es que necesitaba entrar en lugares mentales muy oscuros para poder poner a Luke en el lugar que necesita estar para esta pel√≠cula.

Advertisement

Por suerte, todo este guión es solo un ejemplo de buen trabajo interpretativo. Probablemente a los fans les estallaría la cabeza con un giro semejante, que parece sacado de un telefilm dramático para la televisión.

Por otra parte. Nunca est√° de m√°s recordar cu√°l fue la primera reacci√≥n de Luke cuando empu√Ī√≥ el sable l√°ser de su padre:

Lo mejor es la cara de Obi Wan.

Advertisement

Recuerden: las armas, siempre fuera del alcance de los ni√Īos (y de seg√ļn qu√© adultos). [v√≠a Entertainment Weekly]