Image: AP

Fueron un total de 292 cocodrilos en peligro de extinción sacrificados. Una matanza llevada a cabo por una pequeña aldea en Indonesia como represalia después de que un hombre local fuera asesinado por uno de los animales una semana antes.

Al parecer, inmediatamente después del funeral del hombre fallecido tras el ataque cuando había entrado a un santuario en el distrito de Sorong, una multitud de unos 600 locales se dirigió al estanque de los animales, los cercó, y los mataron con cuchillos después de atrapar uno a uno, así hasta un total de 292 cocodrilos. Según han contado recidentes a los medios:

Los hombres usaron cuchillos para matar a los cocodrilos. Los cocodrilos fueron atrapados y arrastrados afuera y asesinados a puñaladas. Era horrible de ver.

Advertisement

Image: AP

El problema comenzó el 13 de julio, momento en que un local llamado Sugito ingresó en el santuario para cortar pasto para su ganado. Allí se encontró con varios cocodrilos que le habrían atacado hasta la muerte. La venganza del pueblo supuso que los casi 300 cocodrilos que variaban en tamaño y edad fueran asesinados, junto con algunas crías.

Image: Antara/Olha Mulalinda

Advertisement

De hecho, las fotos y los videos de la escena muestran la pila de cocodrilos ensangrentados rodeados de curiosos, quienes usaron, además de cuchillos, martillos, hachas, palos y otros instrumentos para llevar a cabo el ataque.

Según los testigos, unos 40 policías llegaron más tarde a la escena, pero no pudieron detener la situación debido el gran número de locales que buscaban venganza. Por cierto, no sólo se trataba de una especie en peligro de extinción, además, matar cocodrilos en la zona es ilegal. [BBC]