Mientras esperamos para averiguar si el Samsung Galaxy S5 viene con escáner ocular o no, una pequeña compañía de seguridad llamada EyeLock acaba de presentar en el CES un escáner ocular USB llamado Myris, con el que todas las contraseñas que utilizamos serán nuestros propios ojos.

El dispositivo es redondeado y cabe en la palma de la mano. En su parte frontal encontramos una cámara de vídeo especializada que es la encargada de medir hasta 240 puntos biométricos en nuestro iris y generar una clave única de 2.048 bits. Según los creadores del dispositivo, la posibilidad de un falso positivo con este tipo de dentificación es de una entre 1.500.000 si registramos un sólo ojo, y de 1 entre 2.250.000.000.000 si registramos los dos iris. Sólo la ientificación por ADN es más segura.

Advertisement

El proceso lleva tan solo unos segundos, y no daña en absoluto el ojo ya que simplemente es una cámara que toma un pequeño vídeo del iris . Una vez identificados, la aplicación de Myris permite asociar todas nuestras contraseñas a nuestro propio iris. El dispositivo permite asociar hasta cinco usuarios diferentes para un mismo equipo Windows, OSX o Chrome OS.

El dispositivo saldrá a la venta próximamente y sus creadores aseguran que lo hará por un precio inferior a los 300 dólares. En su web hay más información sobre su funcionamiento y, si os interesa, podéis reservarlo. [EyeLock vía Engadget]