Barack Obama acaba de anunciar nuevas medidas para limitar el poder y la actividad de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA). A la vez, Obama ha defendido la necesidad de realizar estas actividades de espionaje, recolección y análisis de información por motivos de seguridad. En definitiva, el mensaje es: seguiremos haciendo lo que hacemos, pero intentaremos hacerlo mejor.

Obama ha comenzado su anuncio con una detallada justificación de las actividades de la NSA. "Tenemos que adaptarnos a un nuevo mundo en el que cualquiera puede construir una bomba en un sótano. [...] El objetivo es intentar prevenir ataques antes de que ocurran en lugar de perseguir a terroristas después de que cometan los ataques", ha dicho.

Pese a ello, Obama ha reconocido que "la necesidad de responder de forma urgente ante las amenazas ha podido llevar a una situación de potencial abuso" por parte del gobierno respecto a sus actividades de inteligencia. Para evitarlo, ha anunciado diversas medidas, entre las que destacan la finalización de la recolección masiva de metadatos telefónicos (o su recolección y análisis tras autorización judicial o en situaciones de urgencia) y el fin al espionaje a jefes de gobierno extranjeros.

Ahora toca poner esos objetivos en práctica, algo que Obama ha reconocido será "complejo". Para ello ha anunciado una nueva directiva que regulará de cerca las actividades de inteligencia de la NSA tanto dentro como fuera de EE.UU. Puedes acceder a esta directiva al completo debajo (en inglés).

Advertisement

Obama ha confirmado que reformará los procedimientos para recabar información con el fin de ofrecer mayor transparencia. Esto se conseguirá, aseguró, con la revisión anual de informes y misiones en marcha y la desclasificación de más información que ya no sea crítica para EE.UU.

Se restringirá también la cantidad de información que se pueda recabar de objetivos extranjeros bajo la Sección 702 de la ley FISA. Y también se eliminará la Sección 215 que permitía la recolección masiva de metadatos telefónicos, poniendo en marcha un nuevo sistema de almacenamiento y análisis de estos metadatos. ¿Suficiente?

El problema ahora mismo es que no hay suficientes detalles para conocer el verdadero alcance de las medidas. Por ejemplo, no hay datos específicos sobre cómo funcionará el "nuevo mecanismo" para recolectar metadatos telefónicos al que hizo referencia, y que sustituirá al actual. Obama aseguró, por ejemplo, que a partir de ahora los oficiales de inteligencia solo podrán perseguir y espiar llamadas telefónicas que estén a solo dos pasos de relación con un número asociado a un terrorista, en lugar de los 3 pasos actuales (es decir, más limitaciones). Sin embargo, no está claro todavía qué será lo que reemplace exactamente a la Sección 215.

Advertisement

Las medidas anunciadas hoy son importantes y van a suponer un cambio en la forma en la que opera la NSA y los servicios de inteligencia de EE.UU. Pero la NSA seguirá realizando su actividad como hasta ahora. Con más limitaciones y transparencia, pero parece que la justa para acallar la oleada de críticas desatada tras las filtraciones de Edward Snowden. El tiempo dirá si las reformas de Obama funcionan o se quedan en papel mojado.

Puedes leer el discurso del presidente de EE.UU. al completo aquí.

Presidential Policy Directive PPD-28

Advertisement

Foto: AP