El fanatismo religioso hace da√Īo de incontables maneras, pero cuando destruye el patrimonio cultural entonces ese da√Īo es irreparable. Hace unos d√≠as el Estado Isl√°mico dinamit√≥ el monumento principal de la ciudad siria de Palmira. Unas im√°genes de sat√©lite nos muestran que, donde antes estaba el templo de Baal, ahora ya no hay nada.

Advertisement

El templo estaba dedicado al dios semita Baal Shamin y llevaba 2000 a√Īos en pie. Se empez√≥ a construir en el a√Īo 32 antes de Cristo y se termin√≥ en el siglo II. Cien a√Īos despu√©s sufri√≥ los saqueos de la ciudad, y varios conflictos desde entonces. Para evitar su destrucci√≥n total, los √°rabes lo convirtieron en una mezquita en 1137. Desde hace tres d√©cadas formaba parte del Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad de Palmira era tradicionalmente un lugar de peregrinaje para el pueblo semita y las ruinas se habían convertido en uno de los destinos turísticos de Siria. Pero a la organización terrorista no le gusta el arte que no comulga con el islam, así que con su conquista de Palmira nos temíamos la destrucción del patrimonio. Parte de él está a salvo gracias a que el ejército sirio trasladó un centenar de estatuas al Museo Nacional de Palmira.

Advertisement

150.000 turistas visitaban Palmira cada a√Īo antes de que empezara el conflicto sirio.

[vía The Guardian]

Click here to view this kinja-labs.com embed.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)