Palmira antes y después: así quedó el templo de Baal que destrozó el ISIS

El fanatismo religioso hace daño de incontables maneras, pero cuando destruye el patrimonio cultural entonces ese daño es irreparable. Hace unos días el Estado Islámico dinamitó el monumento principal de la ciudad siria de Palmira. Unas imágenes de satélite nos muestran que, donde antes estaba el templo de Baal, ahora ya no hay nada.

Advertisement

El templo estaba dedicado al dios semita Baal Shamin y llevaba 2000 años en pie. Se empezó a construir en el año 32 antes de Cristo y se terminó en el siglo II. Cien años después sufrió los saqueos de la ciudad, y varios conflictos desde entonces. Para evitar su destrucción total, los árabes lo convirtieron en una mezquita en 1137. Desde hace tres décadas formaba parte del Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad de Palmira era tradicionalmente un lugar de peregrinaje para el pueblo semita y las ruinas se habían convertido en uno de los destinos turísticos de Siria. Pero a la organización terrorista no le gusta el arte que no comulga con el islam, así que con su conquista de Palmira nos temíamos la destrucción del patrimonio. Parte de él está a salvo gracias a que el ejército sirio trasladó un centenar de estatuas al Museo Nacional de Palmira.

150.000 turistas visitaban Palmira cada año antes de que empezara el conflicto sirio.

Advertisement

[vía The Guardian]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story