Foto: Petr Ovralov (Unsplash)

Por alguna razón, las cosas pequeñitas que se nos caen al suelo son siempre las que nunca podemos perder. Siempre se trata de uno de tus pendientes favoritos, tu anillo de matrimonio o la pastilla que tienes que tomarte antes de comer. La próxima vez que te ocurra esto, no te asustes, solo tienes que buscar un par de medias y tu aspiradora.

El truco es bastante simple: desliza una media sobre el extremo del tubo de la aspiradora, asegĂșrala con una banda elĂĄstica y prepĂĄrate para la cacerĂ­a. La media evitara que los objetos pequeños sean absorbidos por la propia aspiradora. Puedes ver la tĂ©cnica al completo en este vĂ­deo de The Hartford:

Como estos objetos pequeños siempre pueden rodar hacia cualquier pequeña y estrecha esquina de la habitación, lo mejor es que pruebes con el propio tubo; y y si tienes una aspiradora de mano puede ser incluso mejor. Hagas lo que hagas, no lo intentes con uno de esos cepillos giratorios conectado. Las cerdas pueden desgarrar las medias y puede que la aspiradora se trague el objeto sin que te des ni cuenta.