Captura de pantalla: YouTube

Tuve un perro que literalmente salía a cazar cajetillas de cigarrillos y las cacas que otros perros habían dejado en el suelo (gracias a sus dueños). El acto que venía tras la caza era ciertamente escatológico como para contarlo, y después de varios años, ahora sé a qué podría deberse.

Ocurre que lo que a nosotros nos parece asqueroso, lo que comĂșnmente denominamos como “basura”, a nuestras mascotas les puede llegar a resultar todo lo contrario. Y es que cuando vemos a un perro revolcĂĄndose en la m
 hay una buena razĂłn para ello.

Al parecer, y segĂșn explican en la web especializada Pedigree, cuando un perro estĂĄ obsesionado con encontrar montones de ropa sucia, basura, heces o incluso barro y lodo donde restregarse para bañarse, lo hacen porque probablemente es solo su forma de marcar dĂłnde han estado.

Por eso, por ejemplo, a muchos perros les puede disgustar el olor de los perfumes que se usan en el champĂș para bañarlos. Como resultado de ello, tan pronto como se bañan y tienen la oportunidad, tratan de encontrar algo cuyo olor les resulte mĂĄs aceptable (basura, excrementos de perro, cadĂĄveres de animales) y comienzan a revolcarse en Ă©l.

Advertisement

Tal y como explican, los antepasados ​​del perro normalmente rodaban por cosas sucias para ocultar su olor y poder acercarse sigilosamente a sus presas, o marcar su territorio para mostrar a otros que habían estado allí.

Advertisement

Hoy, tu perro probablemente estĂ© practicando esto Ășltimo. Los perros salvajes huelen mal para mostrar a sus compañeros dĂłnde han estado, y para alardear de las aventuras que han tenido. Tu perro podrĂ­a estar haciendo lo mismo para mostrar lo que han estado haciendo, a tĂ­ o a otras mascotas. SegĂșn la web:

Los estudios han observado a los lobos, por ejemplo, rodando en cadĂĄveres de animales o en los excrementos de animales que se alimentan de plantas, para cubrir su propio olor durante la caza.

Advertisement

Pedigree señala también que, aunque nos resulte repugnante, este comportamiento es totalmente normal. En cuanto a los métodos que sugieren para evitar que suceda describen lo siguiente:

Si tu perro rueda en sus propias heces, limpia rĂĄpidamente la zona. Cuando salgas a pasear a tu perro, mantenlo con una correa corta para evitar que se mueva en la caca de otro perro u otras cosas malolientes que ambos puedan encontrar. Para desalentarlo, en Ășltima instancia, evita que se enrolle en cosas ofensivamente olorosas, podrĂ­as intentar combinar una experiencia desagradable con su acciĂłn.

Por ejemplo hacer un ruido fuerte y repentino cuando empiece a rodar, o usar un collar de spray de citronela que se puede operar a travĂ©s del control remoto (los perros odian el olor de la citronela). Si utilizas este mĂ©todo, asegĂșrate de que lo rocĂ­e tan pronto como empiece a rodar.

Advertisement

La clave, explican, es ser consistente e iniciar la “molestia” tan pronto como empiecen a rodar sobre algo sucio. De ser así, normalmente lo acaban asociando con la experiencia desagradable y es probable que dejen de realizar este comportamiento que te hará respirar aliviado. [Pedigree]