No siempre es la mejor idea intentar terminar todas tus tareas en el trabajo.
Foto: William Iven (Unsplash)

¿Cómo sabes si estás haciendo las tareas que realmente importan en el trabajo? Para responder esa pregunta, lo mejor que puedes hacer es preguntarte qué tareas estás dejando sin hacer.

Advertisement

De acuerdo con ThriveGlobal, hay tres hábitos que debes evitar si quieres seguir siendo productivo y mantener un buen equilibrio entre tu trabajo y tu vida personal. Uno de los peores hábitos es sentir que tienes que terminar cada tarea en tu lista de quehaceres todos los días.

Al final del día, es posible que te sientas desanimado si no has terminado todo lo que querías. Aunque inicialmente te sientas frustrado, dejar una o dos tareas sin hacer podría ser una señal de que eres bueno priorizando tu trabajo a lo largo del día. Quizá no pudiste programar una reunión, pero sí lograste terminar un informe importante que tienes que entregar el próximo día. En este caso, fuiste capaz de realizar la tarea más importante. Puedes programar la reunión el próximo día cuando tengas más energía y nuevas prioridades.

Cuando aprendes a sentirte cómodo dejando algunas tareas sin hacer, según ThriveGlobal, podrás distinguir mejor entre cuáles son tus prioridades (las tareas que debes completar pase lo que pase) y de lo que puede esperar (las tareas que a menudo evitas o pospones para otro día).

En otras palabras, si te has pasado el día trabajando en un deliverable importante y no has entregado tu informe de gastos, es probable que sepas priorizar de forma eficiente. Entregarás el informe de gastos en otro momento. El consejo estándar dice que debemos reservar un poco de tiempo cada semana o cada dos semanas para realizar trabajo administrativo. Por lo tanto, has logrado evitar que el informe de gastos se convierta en una barrera a la hora de realizar tus tareas más importantes.

Advertisement

Por otro lado, si estás pasando todo el día realizando tareas menores y evitando los grandes proyectos, merece la pena intentar averiguar por qué no estás priorizando el trabajo más importante.

Advertisement

Es posible que no tengas muy claro cómo proceder con un proyecto, por ejemplo. También podría ser que eres parte de un equipo poco eficiente o con poca motivación. Quizá sea porque sabes que si terminas tu proyecto tendrás que reunirte para revisarlo con un gerente que no te cae muy bien.

Los factores podrían venir de tu vida personal. Quizá tienes otro tipo de estrés en tu vida que hace difícil que te centras en tareas complicadas. Igual no estás durmiendo bien o tomando suficiente sol o realizando actividades sociales.

Advertisement

También podría estar relacionado con la estructura de tu puesto. Quizá tu jornada laboral está llena de reuniones y conversaciones con tus superiores, lo cual no te da el tiempo para centrarte profundamente en tu proyecto.

Por supuesto, es posible que simplemente dejes las tareas que menos disfrutas para el final. A algunas personas les encanta rellenar los informes de gastos pero no les gusta redactar los informes trimestrales. Es posible que a algunos les guste más organizar que generar, terminar docenas de tareas pequeñas en vez de un gran proyecto o trabajar en grupos en vez de solo.

Advertisement

Si notas que consistentemente evitas la mayoría de tareas relacionadas con tu cargo — las tareas que literalmente te contrataron para hacer — y que estás priorizando otros aspectos de tu trabajo que te llenan más, podría indicar que no es el cargo para ti y que deberías buscar otro trabajo que te guste mejor.

Advertisement

En conclusión, es importante que pongas atención a las tareas que dejas sin hacer al final del día. Si son tareas poco importantes, igual eres mejor empleado de lo que imaginabas. Si son tareas importantes, quizá es hora de buscar un trabajo en el cual pasas tus días haciendo lo que te gusta. Igual terminas en una empresa que te proporciona la estructura adecuada para realizar el mismo trabajo, o igual terminas en una totalmente diferente que te deja centrarte en el trabajo que prefieres hacer.