Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué el servicio de correos de Estados Unidos ha quitado el emblema de Mercedes de sus nuevas camionetas

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Jason Torchinsky

Los venerables Grumman LLV (Long Life Vehicle) de aluminio del servicio de correos en Estados Unidos están siendo reemplazados poco a poco por una flota de camionetas más nuevas, algunas son Ram Promasyter y otras Mercedes BEnz Metris, pero estas últimas no las reconocerás tan facilmente.

Advertisement

El otro día descubrí que una de las Metris que trae el correo a mi vecindario tenía un cambio interesante. En lugar de la familiar estrella de tres puntas que sirve de emblema al fabricante alemán, el vehículo tenía en la parrilla frontal el logotipo con cabeza de águila del servicio postal. El cambio era bonito, pero me picó la curiosidad. ¿Por qué habían hecho eso?

Le pregunté al cartero, que justo ese día acababa de recibir un curso de adaptación para conducir la nueva Metris. Siu respuesta fue inmediata: “Decidieron quitar el escudo de Mercedes porque tenían miedo de que la gente pensara que estaban gastando mucho dinero.”

Advertisement

Ese “decidieron” aparentemente se refería a algún alto cargo del servicio postal. La decisión tiene sentido, pero solo hasta cierto punto. Es cierto que en Estados Unidos asociamos la marca Mercedes con lujo. Quizá sea porque se ven más berlinas de alta gama de esa marca que vehículos de trabajo. Para agravar las cosas, el servicio postal en este país siempre es una organización bajo intenso escrutinio en materia fiscal. Si me preguntas, poder enviar una carta de Carolina del Norte a Los Ángeles por 55 centavos me parece una oferta imbatible, pero es solo mi opinión.

Curioso por saber si la decisión era solo una cuestión de vergüenza torera o había algún criterio más (personalmente el logo del águila me gusta más en este contexto de camionetas de reparto de correo) me puse en contacto con el servicio postal. Lo que me dijeron fue:

Eliminar los emblemas del fabricante es una práctica común del proceso de adaptación de la flota de vehículos. El Servicio postal no quiere que lo asocien con ninguna marca de vehículos concreta y el cambio de emblema es parte de la personalización como la instalación de vinilos. Su instalación está contemplada en el contrato de adquisición con el fabricante.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Servicio postal de Estados Unidos

La respuesta no era una explicación muy convincente y de hecho hay detalles que no me encajan. Lo de que siempre se ha eliminado la asociación con el fabricante no es cierto. En los 70 y 80, por ejemplo, se usaban vehículos de la marca Jeep con el logotipo bien visible. Las Grumman LLV se fabricaron específicamente para el servicio postal y por ello no llevan ningún logo. No cuentan en este sentido.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Grumman

¿Quizá es una norma reciente? Pues no. En fechas recientes el servicio postal ha comenzado a usar también camionetas Ram Promaster y siguen luciendo el carnero del fabricante, no el águila de correos. Al final todo indica que la explicación de mi cartero es la más acertada. Alguien en el servicio postal tuvo miedo de que de repente alguien se quejara al ver a los carteros cómodamente repatingados a bordo de sus flamantes Mercedes.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: PostalMag

Sí, los mismos que no han movido ni una pestaña al ver a los carteros asándose como jamones tras la descomunal luna delantera de las Grumman que, recordemos, no tienen aire acondicionado, ahora probablemente se sentirían muy ofendidos por ver a esos mismos profesionales manejando cómodamente en su trabajo.

Advertisement

Personalmente me parece una decisión comprensible. Las Mercedes Metris son vehículos de trabajo duros como piedras, no limusinas, y por si cabía la duda se ensamblan en la planta que Mercedes tiene en Charleston, Virginia. El servicio postal no tiene nada de lo que avergonzarse, pero vivimos en unos tiempos en los que rápidamente encontraremos a alguien que se avergüence por nosotros.

Share This Story

Get our newsletter