Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué en China, Tailandia o Israel no hay casi nadie alérgico a los cacahuetes

Imagen: MaxPixel

La alergia al cacahuete se estima que afecta a entre el 0,4% y el 0,6% total de la población en el mundo. Sin embargo, mientras que en países como Reino Unido o Estados Unidos las tasas son bastante elevadas, en sitios como Israel o China apenas existen casos. ¿A qué se debe?

Como explican los chicos de Science Insider, la historia cobró sentido hace unos años, cuando un grupo de investigadores llevaron a cabo un estudio.

Advertisement

Los síntomas de la alergia al cacahuete están relacionados con la acción de la inmunoglobulina (IgE) y otras anafilotoxinas, que actúan liberando histamina y otras sustancias mediadoras de los mastocitos (degranulación). Además de otros efectos, la histamina induce la vasodilatación de las arteriolas y la constricción de los bronquiolos en los pulmones, también conocidos como broncoespasmo (constricción de las vías respiratorias).

Hoy es reconocida como una de las más severas reacciones alérgicas alimenticias debido a su prevalencia, persistencia y reacción alérgica aguda, siendo una de las causas más comunes de muertes por anafilaxia relacionada con alimentos.

Y como decíamos, mientras que en unos países hay un gran número de este tipo de alergias, en lugares como Tailandia, China, Corea, Filipinas o Israel casi no existen casos, ¿Por qué?

Veamos el caso de Israel. Existe una broma que dice que las tres primeras palabras que salen de la boca de cada niño son: Abba, que significa padre; Ima, que significa mamá; y Bamba, que es un snack de cacahuetes tremendamente popular en el país (se estima que el 90% de las familias lo compran regularmente).

Bien, curiosamente, la tasa de alergia al cacahuete en Israel es de 1/10 de la tasa que hay en Reino Unido. Y en China y Tailandia muchos niños comen arroz con cacahuete para el desayuno. Y sí, las alergias allí también son extraordinariamente bajas. ¿Coincidencia?

Advertisement

Es en este punto donde apareció el trabajo de los investigadores del King´s College de Londres, quienes reclutaron a centenares de niños de entre 4 y 10 meses de edad que estaban en riesgo de desarrollar una alergia al cacahuete.

La mitad de los niños comieron bocadillos con cacahuete de forma regular, mientras que la otra mitad debían evitarlos por completo. Luego, cuando los niños tenían 5 años, regresaron al estudio para el experimento final. Este consistía en que todos debían comer algún tipo de proteína de cacahuete.

Advertisement

De los niños que comieron desde la infancia el cacahuete, la alergia se había desarrollado en tasas muy bajas, mientras que los niños que evitaron el alimento desde la infancia desarrollaron tasas muy altas de la alergia, para ser más exactos, hasta 6 veces más probabilidades de desarrollarse que el grupo que comía el alimento desde bebés.

Mantequilla de cacahuete
Imagen: PiccoloNamek (CC BY-SA 3.0)
Advertisement

La respuesta a todo ello se encuentra en la forma en que actúa nuestro sistema inmunológico cuando ve por primera vez un cacahuete. Lo identifica como peligro y produce anticuerpos como anticipación a un futuro encuentro, de forma que la próxima vez que esa persona coma un cacahuete los anticuerpos activan una respuesta inmune que la persona experimenta como reacción alérgica.

Aunque los científicos no tienen muy claro por qué unas personas tienen unas reacciones y otros no, lo que sí parece claro es que la exposición temprana ayuda a los bebés en riesgo. De hecho, a comienzos de este año se llevó a cabo otro estudio donde se reclutó a niños con alergias al cacahuete.

Advertisement

Los investigadores les dieron una pequeña dosis de polvo de cacahuete y la fueran incrementando en el tiempo poco a poco. ¿Qué ocurrió? Que el sistema inmunológico de los niños se acostumbró al polvo y casi todos fueron capaces de construir tolerancia a ello.

Es lo que se llama desensibilización, una técnica que no es cura y que necesita de más estudio, pero con el potencial de engañar al sistema inmune y ser capaz de convertirse en una forma de tratar a los pequeños que tienen una leve reacción al cacahuete. [Science Insider]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key