Normalmente, la caca humana es marrón (repito, normalmente), al igual que los excrementos de animales como los perros, gatos, caballos o elefantes. Sin embargo, el ser vivo que nos hace la vida imposible con sus heces dese el aire la tiene de color blanca. ¿Por qué, palomas del planeta?

Hace un tiempo explicamos a qué se debía ese color marrón de las heces humanas. Se debe a la bilis de la vesícula biliar que es metabolizada por la bacteria en tus intestinos. Esto resulta en un subproducto llamado estercobilina, que, a su vez, hace que la caca parezca marrón. Es más, sin la estercobilina, la caca normalmente se vería entre gris y blanca.

Advertisement

¿Y la de las aves como las palomas? Aquí la cosa cambia. El sistema digestivo de las aves no funciona exactamente como el nuestro (o la mayoría de animales). En lugar de defecar y orinar por separado, básicamente lo hacen todo en un mix un tanto extraño. Sus riñones extraen desechos nitrogenados del torrente sanguíneo como hacen otros animales, pero en lugar de liberarlo como la urea se disuelve en la orina, las aves lo excretan en forma de ácido único.

Image: Public Domain

De esta forma, sale como un tipo de sustancia pegajosa blanca debido a las reacciones bioquímicas que ocurren al procesar los desechos. No sólo eso, la forma en que se excreta también es un poco rara en comparación con el resto de nosotros.

Advertisement

La mayoría de las especies de aves no tienen penes y vaginas “tradicionales” (aunque existen excepciones). En cambio, ambos sexos tienen una entrada y salida para todo, desde los tractos intestinales hasta el sistema reproductivo y urinario. Se usa para expulsar desechos, poner huevos o tener relaciones sexuales. Algo así como una multitarea orificial que también explica los desechos ácidos blancos.

Debido a que el ácido y la caca son expulsados ​​al mismo tiempo desde la misma abertura, pero desde dos sistemas corporales diferentes, no tienen mucho tiempo para mezclarse, por lo que en realidad salen disparados en dos partes distintas.

Y sí, los atributos ácidos de la defecación de las palomas o similares son un perjuicio para el trabajo de pintura de tu coche. Sin embargo, siempre será infinitamente mejor que caiga en la pintura que de camino al trabajo en tu rostro. [Audubon]