Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Por qué los casinos están diseñados para que no gires 90 grados

Esto tiene una explicación y una consecuencia: el casino siempre gana

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Por qué los casinos están diseñados para que no gires 90 grados
Imagen: Pixabay (Other)

Por supuesto, en un Casino puedes dar ese giro de 90 grados si quisieras, pero lo cierto es que si te encuentras en uno y sigues el diseño de los pasillos alrededor del local, nunca serías capaz de lograr ese ángulo. Esto tiene una explicación y una consecuencia: el casino siempre gana.

La razón la explicaba hace unos años Natasha Dow Schüll en su libro Addiction By Design: Machine Gambling in Las Vegas. Schüll, antropóloga del MIT, pasó 15 años en Las Vegas siguiendo la evolución de las máquinas tragaperras, explorando cómo y por qué se han vuelto tan adictivas. También estudió cómo los juegos de azar han cambiado con el tiempo y cómo la industria del juego se ha basado en conocimientos psicológicos para hacer que sus propuestas sean más adictivas, a menudo con consecuencias trágicas.

Respondiendo al titular de este escrito, Schüll contaba que los pasillos de los casinos suelen curvos, y la razón es que así tratan de evitar que tengas que girar en un ángulo de 90°. ¿Por qué? La investigadora explica que un giro en ángulo recto obliga a las personas a recurrir a las partes de su cerebro que toman decisiones, a detenerse y reflexionar sobre lo que están haciendo. “Los casinos no quieren eso”, cuenta Schüll. “Quieren curvarte suavemente hacia donde quieren que vayas”. 

Advertisement

Y no solo eso. En su investigación también encontró que las máquinas tragaperras ahora son responsables de hasta el 85% de las ganancias de un casino. Esta es la razón por la que los reguladores las han alentado como una fuente barata de ingresos fiscales en tiempos económicos difíciles, sin los estigmas negativos asociados con otros tipos de juegos de azar como el póquer. 

Con el paso de los años y los avances tecnológicos, se ha permitido que los casinos manipulen mejor las emociones humanas a través de las tragaperras. En el pasado solían ser máquinas de todo o nada, pero hoy en día la máquina puede devolverte 30 centavos si juegas por un dólar: el cerebro registra esas “ganancias parciales” como ganancias reales, cuenta la investigadora.

Advertisement

Más datos que quizás no sabías de los casinos. Las casas de juego hoy vienen con asientos ergonómicos que no cortan la circulación y permiten a los jugadores permanecer sentados durante horas. Además, diseñan asientos para que los botones estén lo más cerca posible del jugador, lo que requiere muy poco movimiento de ellos.

Es más, los casinos han aprendido que hacer que los jugadores introduzcan monedas en las máquinas les da tiempo para pensar. En su lugar, fomentan el uso de tarjetas con bandas magnéticas, por lo que el dinero que se pierde parece menos real.

Advertisement

Por tanto y como decíamos al comienzo, en un casino nada está al azar como se trata de vender, porque un casino siempre gana, y esa es la regla de oro. [Half As Interesting, Vox]