Imágenes: Matt Groening/20th Century Fox

¿Una elaborada cabellera que se inspira en la guardia real de Inglaterra? ¿Un homenaje nostálgico al peinado beehive de los años 60? No, la razón por la que Marge Simpson tiene un moño azul tan alto parece ser otra, y se remonta a los mismos orígenes de la serie más longeva de la televisión.

Los Simpson nacieron el 19 de abril de 1987, cuando el dibujante de cómics Matt Groening y el productor de TV James L. Brooks estrenaron una serie de cortometrajes de animación que se emitiría semanalmente en el El show de Tracey Ullman. Groening había llamado la atención de Brooks a través de su tira cómica Life in Hell, que se publicaba en diferentes revistas y periódicos.

En un principio, el productor quería que Groening adaptara los personajes de Life in Hell para la televisión, pero el dibujante temía perder los derechos de su cómic y decidió crear algo nuevo: una familia disfuncional basada en su propia familia. Homer, Marge, Lisa y Maggie son los nombres reales de los padres y las hermanas de Matt Groening, mientras que Bart, basado en su hermano Mark, es un anagrama de la palabra brat (“mocoso” en inglés).

Groening concibió la idea de Los Simpson en el vestíbulo de la oficina de James L. Brooks. Tuvo apenas unos minutos para esbozar la familia al completo: un padre con sobrepeso, una madre ama de casa, un hermano mayor malcriado, una hija del medio inteligente y un bebé. La cabeza de los personajes se podía dibujar de un solo trazo, sin mucho detalle y con el pelo indistinguible de la propia forma de la cabeza. A excepción de Marge: Marge tenía una enorme cabellera azul que crecía por encima de su cabeza.

Aunque Matt Groening nunca lo haya confirmado, los fans de Los Simpson tienen una teoría muy convincente de por qué el pelo de Marge es tan alto. No hay más que fijarse en Life in Hell, la tira cómica que dio origen a la serie. Life in Hell está protagonizada por tres conejitos antropomorfos llamados Binky, Bongo y Sheba (además de los hermanos Akbar y Jeff).

Advertisement

El diseño de los personajes es inconfundible: todos tienen el trazo sencillo y firme de Groening. Todos tienen los ojos grandes, las narices redondas y las manos con cuatro dedos que conocemos de Los Simpson. Pero en Sheba, el personaje femenino, la sensación de familiaridad es aún mayor. Una coneja con pestañas, collar de perlas y vestido palabra de honor que, además, es la novia del protagonista. ¡Sheba es el precedente gráfico de Marge Simpson! Solo que las orejas de conejo han sido reemplazadas por una cabellera azul.

Algunos fans van más allá y creen que Marge y Sheba son, de hecho, la misma persona, y que la primera oculta sus orejas bajo una peluca azul. Hay numerosos episodios que contradicen esa teoría (cuando Homer rebana sin querer el pelo de su mujer con una podadera, cuando Marge pierde el pelo por el estrés y se queda con el moño agujereado...), pero es difícil no tenerla en cuenta cuando en una ocasión realmente pudimos ver a Marge Simpson ocultando unas orejas de conejo bajo su pelo. Sí, eso pasó.

Advertisement

Fue en un producto oficial de la franquicia: el videojuego The Simpsons Arcade Game, que se convirtió en una exitosa máquina recreativa a principios de los 90. Aparte de los Simpson, que eran los personajes jugables, en el juego aparecían también los conejos de Life in Hell: Binky ilustraba cada título de fase y Bongo era el enemigo que había que matar decenas de veces en uno de los niveles. Solo faltaba Sheba... o no.

Si decidías jugar con Marge, que iba armada con una aspiradora, podías ver una animación muy sospechosa cuando un enemigo repelía un ataque en concreto. En esa animación, la aspiradora se volvía contra Marge y le succionaba su larga cabellera, ¡dejando a la vista unas orejas de conejo! Del mismo modo, cuando el personaje de Marge era electrocutado o sucumbía al game over, quedaba reducido a un esqueleto con orejas de conejo.

Advertisement

Por desgracia para los teóricos, nunca hemos vuelto a ver a Marge Simpson mimetizándose con Sheba de forma tan evidente. Excepto, bueno, cuando se convirtió en conejita de Playboy. Pero eso es una historia para otro día.