Marte tiene dos lunas: Fobos y Deimos. Las cuatro lunas galileanas de J√ļpiter se llaman Gan√≠medes, √ćo, Calisto y Europa. Saturno tiene a Mimas, Enc√©lado, Tetis, Dione, Rea, Tit√°n, Hiperi√≥n, J√°peto y Febe. Nosotros tenemo una luna y la llamamos... la Luna. ¬ŅPor qu√© nuestro sat√©lite no tiene nombre?

Advertisement

La respuesta correcta m√°s bien es la contraria. Luna era, en origen, un nombre propio que se convirti√≥ en una sustantivo gen√©rico para referirse tambi√©n a los sat√©lites de otros planetas. Durante cientos de a√Īos de historia humana no hubo necesidad de buscar nombre a otras lunas sencillamente porque no se conoc√≠an. Los primeros sat√©lites m√°s all√° del nuestro furon los que Galileo descubri√≥ en J√ļpiter en 1610.

Seg√ļn explica la NASA, cuando estos nuevos cuerpos aparecieron se decidi√≥ ponerles nombre propio para no confundirlos. Hoy en d√≠a se conocen tantos (Solo J√ļpiter tiene 67) que su denominaci√≥n es un simple c√≥digo. La raz√≥n por las que se les llama lunas, en gen√©rico, es porque exhiben propiedades similares a las de nuestro propio sat√©lite.

Etimol√≥gicamente, la palabra luna proviene directamente del lat√≠n y a su vez de la ra√≠z indoeuropea leuksna que proviene del griego leuk√≥s (blanco brillante). Luna significa literalmente la luminosa, la que ilumina. Los antiguos griegos, sin embargo, la conoc√≠an como la diosa Selene. Por su parte, la palabra inglesa Moon tiene origen protogerm√°nico. En ingl√©s √°ntiguo era mŇćna y proviene de los t√©rminos holend√©s Maan y alem√°n Mond. [v√≠a Livescience]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.