Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué se empezaron a usar las teclas WASD para jugar a videojuegos

Imagen: Pexels

Si eres de los que juega a videojuegos en un PC, siempre te habrás encontrado la misma combinación de teclas: W-A-S-D. Con estas cuatro letras se suele manejar por defecto el movimiento del personaje en casi todos los juegos de ordenador. Hoy en día parece una elección obvia porque estas cuatro teclas son mucho más accesibles que las flechas del teclado, además están más cerca del Shift, de la barra espaciadora y de los números de arriba para cambiar de arma, pero lo cierto es que hace 20 años nadie jugaba así. ¿Cómo se popularizó esta forma de jugar?

Advertisement

La culpa la tiene Dennis “Thresh” Fong. Este americano fue jugador profesional de videojuegos en los años 90. Saltó a la fama tras ganar un torneo de Quake en 1997, cuyo premio era un Ferrari 328 que pertenecía a John Carmack, padre de algunos videojuegos como Doom, Wolfestein 3D o el propio Quake.

Hasta la popularización de aquellos shooters, ni siquiera la combinación de ratón y teclado era algo plenamente extendido. Muchos controlaban todo el movimiento solo con el teclado, ya que también se podía girar la cámara con él, y se usaban combinaciones de teclas muy variopintas, como ASDX, ZXCV, o AZQE entre otras.

Dennis Fong a los mandos del Ferrari y John Carmack posando con él.
Imagen: Wikipedia Commons

Tras su victoria en el torneo de 1997 y su creciente popularidad, todo el mundo le hizo la misma pregunta a Fong: cuál era su configuración. Así que él mismo publicó su combinación favorita. John Carmack tomó nota, y un año más tarde, cuando vieron la luz Quake 2 y el mítico Half Life, ambos tenían por defecto la configuración del joven Fong.

Advertisement

Con el tiempo, esta asignación de teclas se convirtió en un “estándar” en el mundo de los videojuegos. Probablemente no fuese Fong el primero en dar con esta combinación, pero sin duda ha pasado a la historia como el que la popularizó.

Share This Story