Científicos del MIT, la Universidad Hebrea de Jerusalén y Caltech, han dado un paso más para entender cómo se pudo haber formado la vida en la Tierra. Para ello, han analizado su atmósfera. O, mejor dicho, la ausencia de la misma porque, según un nuevo estudio, la atmósfera terrestre pudo haber desaparecido casi por completo hasta en dos ocasiones hace 4.500 millones de años. ¿Por qué?

Hace 4.500 millones de años, cuando se formó la Luna tras una colisión entre un enorme planetoide conocido como Theia o Tea, y nuestro propio planeta, el Sistema Solar era un caos en ebullición. Circulaban por el espacio millones de cuerpos sólidos, rocas conocidos como planetesimales, algunas de las cuales acabarían dando lugar a planetas millones de años más tarde. Según los investigadores, la atmósfera terrestre pudo desaparecer hasta en dos ocasiones en ese periodo a raíz de los impactos constantes de estas rocas, capaces de expulsar los gases de la atmósfera casi por completo.

Decenas de miles de estos impactos, aseguran los científicos, pudieron eliminar la atmósfera no solo de nuestro planeta, también de otros como Venus o Marte. Sus conclusiones se basan en cálculos numéricos y modelos de la masa atmosférica que se pierde tras el impacto de enormes rocas y meteoritos, incluyendo posibles impactos con cuerpos del tamaño de Marte. Los investigadores creen que, en lugar de gigantescos impactos, es muy probable que se produjeran miles, tal vez millones de choques más pequeños que acabarían haciendo desaparecer la atmósfera terrestre.

Advertisement

"Desde luego se dieron este tipo de impactos de menor tamaño. Un choque pequeño no puede hacer que desaparezca la atmósfera, pero muchos choques colectivos son en realidad más eficientes en eliminar los gases que un gran impacto, y pudieron fácilmente hacer desaparecer la atmósfera de la Tierra", explica en un comunicado Hilke Schlichting, del MIT, uno de los autores del estudio, publicado ahora en la revista científica Icarus.

Advertisement

Por supuesto, la siguiente pregunta es cómo volvió a generarse la atmósfera terrestre y, con ella, los primeros indicios de vida. Los investigadores apuntan un posible mecanismo: además de eliminar la atmósfera existente en aquel momento por la fuerza de los impactos colectivos, estas rocas o planetesimales pudieron haber introducido nuevos gases en la Tierra que dieron lugar a otro periodo de formación de la atmósfera.

Se trata de lo que los científicos llaman "punto cero", el momento en el que se forma una nueva atmósfera, aparece la vida en la Tierra y comienza una evolución de millones de años hasta hoy en día. Entender qué ocurrió es clave, entre otras cosas, para saber qué puede pasar dentro de otros cuantos millones de años. [vía MIT]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)