El espacio: gases, estrellas, planetas, y basura, mucha basura. O al menos en lo que respecta a la Tierra. Resulta que alrededor de nuestro planeta hay flotando una gran cantidad de basura espacial. Estamos hablando de objetos que van desde el tamaño de una pelota al de una canica. ¿Pero cómo ha llegado toda esa basura ahí arriba?

Si, como te puedes imaginar hemos sido nosotros. Hay satélites que han dejado de funcionar, partes de ciertos cohetes y hasta desperfectos que se han ido produciendo en las naves, como restos de pintura o paneles que se han desprendido.

También hay algunos bastante curiosos, como la caja de herramientas que perdió una astronauta estadounidense en pleno paseo espacial, o las cenizas del director Gene Roddenberry. Todas esas cosas es lo que constituye la basura espacial. Y al igual que ocurre con la basura terrestre, pueden llegar a ser un gran problema. Piensa que esa basura no está flotando tranquilamente en el espacio, sino que en realidad está orbitando a su alrededor, a una velocidad de más de 25.000 km por hora. O lo que es lo mismo: 10 veces la velocidad de una bala. ¿Empieza a sonar cada vez más preocupante verdad?

Advertisement

El principal problema es que esos pequeños artefactos pueden colisionar contra nuestros satélites o nuestras naves, poniendo en peligro vidas y millones en presupuestos. Además, con cada colisión se produce aún más basura espacial.

Reentrada en la atmósfera del vehículo de transferencia ATV-001 Julio Verne en 2008
Imagen: ESA (YouTube)

Advertisement

Pero, si estás dando un paseo tranquilamente en la Tierra, ¿existe la posibilidad de que uno de esos fragmentos de basura caiga sobre tu cabeza? Siendo sinceros, no. Bueno, sí, la posibilidad existe, pero sencillamente es muy improbable. Para ser exactos: una entre un billón. O por ponerlo en comparación: que te alcance un rayo es 700 veces más probable.

Advertisement

Ten en cuenta que la gran parte de nuestro planeta está inhabitado, y aún así, si alcanzases a estar en el momento y el lugar adecuados, la basura se desintegraría probablemente contra la atmósfera. Eso sí, verías un espectáculo como el de arriba.

Cada año, alrededor de 400 fragmentos caen sobre la Tierra, y ese número va en aumento. La basura espacial es realmente un problema, pero si lo que te preocupa es que caiga sobre tu cabeza, puedes estar tranquilo. De momento.

Advertisement


Para ver más vídeos espectaculares síguenos en nuestro canal de YouTube