Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Imagen: Pexels

Todos sabemos que las posibilidades de que te caiga encima un rayo son realmente bajas. Y sin embargo ahí están, son una especie de lotería y tú puedes ser el siguiente. ¿Pero qué pasaría si un rayo cayera sobre ti? Tranquilo, aproximadamente el 80% de la gente que es alcanzada por un rayo sobrevive, aunque puede dejarte diversas secuelas.

Advertisement

En primer lugar, si recibes una descarga directa, unos 300 kilovoltios recorrerán tu cuerpo y la potencia del impacto hará que el aire que hay a tu alrededor alcance hasta 27.000 grados de temperatura (esto es casi 5 veces más de lo que hay en la superficie del Sol).

Advertisement

En los puntos de entrada y de salida del rayo aparecerán quemaduras de tercer grado. También pueden salir lo que se conoce como figuras de Lichtenberg. A medida que la electricidad se mueve hacia la superficie va rompiendo los vasos sanguíneos de tu cuerpo, y es cuando surgen estas extrañas cicatrices. Si llevas algún tipo de objeto metálico puede calentarse también y causarte más quemaduras. Además, tu ropa puede desgarrarse o prenderse en llamas.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

Pero existen más peligros aparte del calor. La descarga puede cortocircuitar las pequeñas señales eléctricas que hacen funcionar tu corazón, tus pulmones y hasta tu sistema nervioso. Esto puede hacer que sufras un paros cardíaco, convulsiones y hasta daño neuronal permanente. Y no solo eso, cuando cae un rayo se produce una rápida expansión del aire —es lo que todos conocemos como trueno— y la onda expansiva que se genera también puede dañarnos. Por ejemplo, por culpa de esto se te pueden reventar los tímpanos o quizás puedas herirte algún órgano interno con el golpe. Además, el intenso calor, la electricidad y la luz podrían dañar tus ojos, quemándote las retinas y haciendo que aparezcan cataratas prematuras

Por último queda todo el daño neuronal. Puedes sufrir problemas de amnesia, temblores, pérdidas de equilibrio o incluso depresiones. Todos estos efectos secundarios pueden aparecer incluso varios meses más tarde de que un rayo haya impactado sobre ti.

Advertisement

Así que mejor no tentar a la suerte, y si ves llegar la tormenta, espera a que pase dentro de casa.

Share This Story

Get our newsletter