Image: Flickr

Finalmente, el observatorio que cerró sin dar explicaciones y con el FBI involucrado vuelve a abrir sus puertas. Lo hace ofreciendo un breve comunicado que posiblemente no explica todo lo que ha ocurrido en estos 10 días. Una cosa si parece clara: nunca son los extraterrestres.

Como explicamos la semana pasada, las instalaciones Sunspot del Observatorio Solar Nacional en Nuevo México se cerraron el 6 de septiembre debido a que las autoridades dijeron que existía un problema de seguridad, razón por la que sus empleados fueron reubicados sin ninguna explicación.

Advertisement

El observatorio, que alberga uno de los telescopios solares activos más grandes del mundo, fue cerrado el 6 de septiembre y evacuado sin una explicación oficial, lo cual era perfecto para dejar volar la imaginación de muchos.

La remota ubicación del sitio en lo alto del Bosque Nacional Lincoln y los comentarios de los lugareños contando a los medios que no tenían idea de lo que estaba sucediendo agregaron el combustible perfecto para la llegada de las conspiraciones. De hecho, el sheriff del condado de Otero declaraba a los medios que “nadie explica qué esta pasando. El FBI estaba allí. Cuál era su propósito nadie lo sabe”.

Diez días después se ha anunciado que el observatorio vuelve a abrir sus puertas. Es posible que nunca se sepa qué estaba haciendo el FBI en Sunspot, pero el observatorio ha anunciado que “comenzará la transición de vuelta a las operaciones regulares” este 17 de septiembre.

Advertisement

La organización que lo dirige, la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía (AURA), se limitó citar que todo se debía a un “problema de seguridad”. Poco después, la asociación ha publicado una declaración algo más completa explicando que los empleados volverán al trabajo esta semana, y que las personas que viven en la zona y que fueron evacuadas también regresarán a sus hogares. Según la misma:

AURA ha estado cooperando con una investigación policial en curso sobre una actividad criminal que ocurrió en Sacramento Peak. Durante este tiempo, nos preocupamos de que un sospechoso en la investigación pudiera representar una amenaza para la seguridad del personal y los residentes locales.

AURA determinó que mover la pequeña cantidad de personal en el sitio y residentes fuera de la montaña era la medida más prudente y efectiva para garantizar su seguridad.

Advertisement

Aparentemente, la organización no pudo proporcionar detalles adicionales al inicio porque les preocupaba que la divulgación de noticias pudiera interferir con la investigación. Sin embargo, la declaración posterior no proporciona más detalles sobre la naturaleza de la presunta amenaza o sobre el estado de la investigación.

Según explican en BuzzFeed, quienes preguntaron al FBI sobre su implicación, un portavoz de la agencia les comunicó hace unas horas que “no podemos confirmar ni negar si estamos llevando a cabo una investigación”.

Advertisement

Mientras, para el sheriff de Otero la falta de detalles en la explicación les ha dejado perplejos. Tal y como declaró:

Hemos sido ignorados sobre lo que está sucediendo en el observatorio, y no hemos recibido respuesta de las autoridades federales o AURA cuando solicitaron información. Si hay una amenaza para las residencias locales y el área, también podemos ayudar a cuidar y saber qué está pasando en nuestra comunidad. Nadie se ha comunicado con nosotros y no estamos escuchando nada más que lo que dicen los teóricos de la conspiración. Todo es muy extraño.

Desde luego, la historia tiene todos los ingredientes para que una productora le compre los derechos al ¿FBI? y estrenen una próxima entrega en los cines o en forma de serie. [Buzzfeed]