Imagen: Wikimedia Commons

AƱo 1977, se registra una extraƱa seƱal en el radiotelescopio de la Universidad de Ohio, una transmisiĆ³n de radio en la ConstelaciĆ³n de Sagitario tan potente que desde el SETI la describen como la SeƱal Wow!. Desde entonces, han surgido varias teorĆ­as. 40 aƱos de un misterio que parece llegar a su fin.

AsĆ­ lo recoge la investigaciĆ³n de dos aƱos que acaba de ser revisada y aprobada por la Washington Academy of Sciences. Un estudio que ya avanzaba hace varios meses que aquella seƱal no tenĆ­a nada ver con extraterrestres, sino con cometas.

Advertisement

En el momento en el que se detectĆ³ la seƱal en 1977, el radiotelescopio Big Ear buscaba especĆ­ficamente transmisiones que pudieran ser evidencias de civilizaciones extraterrestres.

Basados en el trabajo de astrĆ³nomos anteriores, el equipo determinĆ³ que era muy posible que una seƱal de origen inteligente fuera transmitida a una frecuencia de 1.420 MHz (la frecuencia electromagnĆ©tica del hidrĆ³geno neutro), y que el Big Ear la ā€œoirĆ­aā€ durante 72 segundos, el tiempo mĆ”ximo que el observatorio podrĆ­a centrarse en un punto especĆ­fico en el espacio.

LocalizaciĆ³n de la SeƱal Wow!. Center of Planetary Science

Advertisement

La SeƱal Wow! fue la primera y Ćŗnica vez que se cumplieron aquellos criterios. Desde entonces, los investigadores han intentado rastrear esa misma regiĆ³n del espacio con nuevos instrumentos. Lo cierto es que nunca consiguieron nada parecido y la leyenda de la seƱal se fue haciendo mĆ”s grande. Con los aƱos se fueron descartando teorĆ­as, y aunque los alienĆ­genas parecĆ­an ciertamente inverosĆ­miles (aunque tentadores), no podĆ­an ser descartados.

AsĆ­ llegamos al 2016. Un grupo de investigadores del Center of Planetary Science propone una nueva hipĆ³tesis que argumentaba que un cometa podrĆ­a ser el culpable de todo. No sabĆ­an cuĆ”l de los dos, pero los llamados 266/P Christensen o P/2008 Y2 (Gibbs) podrĆ­an tener la llave del enigma.

La misteriosa frecuencia podĆ­a ser causada por la nube de hidrĆ³geno que transportaban. ĀæCĆ³mo? Los investigadores explicaban en su hipĆ³tesis que esa nube es liberada cuando entra en nuestro Sistema Solar y recibe el impacto de la radiaciĆ³n solar.

Advertisement

ConstelaciĆ³n de Sagitario. Wikimedia Commons

De ser asĆ­, la estela que dejaba el hidrĆ³geno serĆ­a suficiente como para generar la mĆ­tica lectura anĆ³mala en las mediciones. AdemĆ”s, habĆ­a un Ćŗltimo dato revelador: los dos cometas transitaron por esa regiĆ³n del espacio cuando la SeƱal Wow! fue detectada, pero no fueron descubiertas hasta el aƱo 2006.

Para probar la hipĆ³tesis, el equipo realizĆ³ mĆ”s de 200 observaciones del espectro radioelĆ©ctrico entre noviembre de 2016 y febrero de 2017. Entonces descubrieron que Christensen emitĆ­a ondas de radio a una frecuencia de 1.420 MHz. Para comprobarlo, movieron su radiotelescopio en un grado.

Advertisement

ĀæEl resultado? Como era de esperar, la seƱal desapareciĆ³, y sĆ³lo volviĆ³ cuando el telescopio se dispuso de nuevo sobre el cometa. El 1 de abril de este aƱo la Washington Academy of Sciences aceptaba las observaciones del equipo y pasaba a revisarlas. Hoy, 40 aƱos despuĆ©s, se confirma que la mĆ­tica SeƱal Wow! era extraterrestre, pero no inteligente. [Center of Planetary Science]