La aeronave de HAV en un aeródromo de Cardington, Inglaterra.
Foto: Oli Scarff (Getty Images)

Hybrid Air Vehicles, la compañía detrás del Airlander 10 (el dirigible más largo del mundo y también conocida como el “culo volador” por su parecido con un trasero), ha anunciado no reconstruirá su prototipo actual, pero que planea construir una nueva generación de dirigibles, informó The Guardian.

HAV, que se encuentra en Bedford, Reino Unido, ya recibió la aprobación de la Autoridad de Aviación Civil para su nueva línea de aeronaves programada para principios de 2020, escribió The Guardian. El periódico citó a su director general, Stephen McGlennan:

“Ahora nos centramos por completo en poner en funcionamiento el primer lote de aeronaves Airlander 10”, dijo Stephen McGlennan, director ejecutivo de la compañía.

“El prototipo cumplió con su propósito como primer avión híbrido de gran tamaño del mundo, y nos proporcionó los datos que necesitábamos para pasar del prototipo al estándar de producción. Debido a los notables resultados, no planeamos volar de nuevo el avión prototipo”.

Según la propia web de HAV, el Airlander 10 (92 metros de longitud) combina las “mejores características de los aviones de ala fija y de los helicópteros con su tecnología para crear una nueva clase de aeronaves hipereficientes”. La nave ha sido construida con fibra de carbono, kevlar y tereftalato de polietileno, junto con una base de helio inerte, y fue desarrollada conjuntamente por HAV y Northrop Grumman para el programa experimental de vehículos de inteligencia múltiple de larga duración (LEMV, por sus siglas en inglés) del Ejército de los EE. UU.

Este programa fue cancelado posteriormente por el ejército y la aeronave fue recomprada por HAV, transferida de vuelta a una de sus instalaciones en Cardington, y convertida en el Airlander 10, un modelo civil. Según The Guardian, ha alcanzado altitudes de 2134 metros y una velocidad máxima de 50 nudos.

Advertisement

Más allá de su tamaño y su apariencia de trasero volante, el Airlander 10 también es conocido por haber sufrido accidentes en dos de sus seis vuelos de prueba. En agosto de 2016, la aeronave se estrelló poco después de despegar del aeródromo RAF Cardington en Bedfordshire. En noviembre de 2017, el dirigible se liberó de sus amarres antes de rasgarse por completo, y la firma dijo que la deflación resultante fue resultado de las medidas de seguridad automáticas diseñadas para derribarlo si se liberaba de su mástil. Una persona sufrió heridas leves en este último incidente.

Según The Guardian, desde HAV tuvieron que abandonar sus planes para usar el prototipo del Airlander 10 como “artículo de prueba para ventas” después de este último incidente, aunque ganaron más de 25 millones de dólares con el seguro de la aeronave. McGlennan declaró que desde HAV están enfocados en conseguir un modelo Airlander que se pueda producir, y que incluya “todos los detalles que hacen que se diferencie el producto del prototipo”. The Guardian agregó que desde HAV parecen estar avanzando rápidamente a través del proceso regulatorio:

La compañía, fundada en 2007, añadió que estaba en una “posición fuerte para lanzar la producción” de la nueva aeronave, y que su diseño ya había sido aprobado por la Agencia Europea de Seguridad Aérea.

Normalmente se tarda más de un año en desarrollar unas instalaciones que puedan ser aprobadas para algo así, pero el Centro de Tecnología de Airlander estaba listo para superar la auditoría pasados seis meses.

Advertisement

Como señaló The Verge, además del sucesor del Airlander 10, en HAV también están planeando un modelo Airlander 50 que será su “hermano mayor”, y que podrá transportar hasta 55 toneladas.

[The Guardian via the Verge]