(Actualización: no, Samsung no es el único). No es la primera vez que ocurre y probablemente haya más fabricantes haciendo lo mismo. Pero ahora han cazado a Samsung. Según ha descubierto ArsTechnica, la surcoreana ha añadido un módulo especial en el Galaxy Note 3 que, al detectar una aplicación de benchmark, activa potencia extra para obtener mejores resultados en las reviews.

¿Cómo es posible que el Galaxy Note 3 deje en la estacada al smartphone LG G2 si ambos tienen el mismo procesador Qualcomm Snapdragon 800 a 2.3 GHz? Es justo lo que se preguntaron en ArsTechnica y lo que les llevó a descubrir el secreto.

Según su análisis, Samsung está inflando hasta en un 20% los valores reales de rendimiento del procesador del Note 3 con un módulo adicional en la CPU que detecta si se está haciendo un benchmark sobre el teléfono. Si es así, activa el "turbo". Es decir, en los resultados finales el Note 3 aparece mucho más rápido de lo que es.

Advertisement

El gráfico debajo lo demuestra: arriba del todo, el Note 3 con "turbo" y justo debajo los valores reales (los mayores valores indican mejor rendimiento):

Advertisement

Hay que tener en cuenta que este sistema de rendimiento extra, según ArsTechnica, solo se activa si detecta aplicaciones de benchmark. Sería una función más (y muy útil) si se activase cuando estamos utilizando muchas aplicaciones a la vez o juegos intensivos en gráficos. No habría nada que decir. Pero la intención de Samsung con este truco parece clara: salir mejor en la foto.

¿Engaño? Sí y no. No lo es en el sentido estricto de la palabra porque en el fondo lo que hace Samsung con esta modificación es mostrar el rendimiento teórico al que podría llegar el equipo. Pero sí lo es porque lo hace solo con el objetivo de salir favorecido en el benchmark.

Advertisement

De todas formas, no es la primera vez que ocurre. Samsung ya lo hizo con el Galaxy S4 y, como apuntamos arriba, seguro que otros fabricantes hacen algo parecido. La compañía aún no ha comentado nada oficialmente al respecto (actualizaremos por aquí si lo hace), aunque hay una conclusión clara: o se excluyen los trucos y sistemas extra, o los benchmark de rendimiento perderán toda su relevancia para comparar móviles entre sí. [vía ArsTechnica]